Desarrollo Local Participativo

|

Permitídme compartir con todos/as vosotros/as unas breves reflexiones sobre la importancia que tienen y van a tener los procesos de desarrollo rural o local participativo. El contenido que comparto forma parte de un artículo titulado "La importancia de los procesos de desarrollo rural comunitario en el nuevo periodo financiero de apoyo de fondos europeos 2014-2020" y que publicará la revista "Aceña" que el Ayuntamiento de Pescueza edita.

En esta ocasión escribo de manera breve pero con firmeza, de la importancia que los procesos de desarrollo comunitario -sobre los que en aquel entonces ya debatíamos con profundidad- van a tener en un futuro inmediato, siendo uno de los elementos estratégicos y novedosos a la hora de aplicar los fondos europeos que llegarán a las zonas rurales en el periodo 2014-2020, y que se engloban en el concepto denominado Desarrollo Local Participativo, “Community-Led Local Development (CLLD) y que no es sino una metodología o una herramienta para involucrar a los ciudadanos en el ámbito local y en las respuestas de desarrollo a los desafíos sociales, ambientales y económicos a los que nos enfrentamos hoy en día.

 Desde el año 1991 y hasta la actualidad la herramienta o método conocido como LEADER (inspirado en el enfoque ascendente, de abajo hacia arriba) ha venido implementándose en el apoyo al desarrollo rural, a través de varios tipos de fondos, que han supuesto una movilización de más de tres mil millones de euros en fondos públicos nacionales que se han complementado con fondos privados, generándose un enorme volumen de empleo. En el nuevo periodo de apoyo financiero que en estos momentos se negocia (2014-2020) se pretende ampliar este enfoque, bajo la denominación de CLLD a todos los fondos estructurales, es decir además de FEADER al FEMP, FEDER y FSE, lo que nos indica en buena medida la importancia que adoptarán este tipo de enfoques en la política europea, todo ello en aras de mejorar la implicación y participación ciudadana, y con ella la gestión, eficacia y eficiencia de los fondos.

Algunas de las ventajas que este tipo de estrategias de participación suponen son las siguientes:

Los actores locales tienen un mejor conocimiento de los problemas locales que deben ser abordados, así como de los recursos y oportunidades disponibles. Eso supone que serán capaces de movilizar los recursos locales (humanos, materiales…) para el proceso de desarrollo de una manera más integradora e incluso más democrática. Eso redunda en un mayor sentido de pertenencia y compromiso con los proyectos, lo que se traduce en el mayor beneficio colectivo para la comunidad.

Resulta ser por tanto una potente herramienta al servicio de la población local que tiene la posibilidad real de implicarse en el proceso de transformación de su entorno, implicándose de manera activa y con el concurso de sus conciudadanos, las autoridades políticas y con el apoyo técnico necesario para coordinar y dirigir los procesos, al menos en sus primeros estadios.

Nadie mejor que las personas que viven en un determinado espacio conocen su realidad, sus necesidades, sus recursos…Eso supone una enorme fuente de información que, bien orientada y con la aplicación de un proceso de participación social y de dinamización comunitaria, puede derivar en proyectos concretos compartidos que serán mucho más sostenibles en el tiempo y cuyos cimientos serán difícilmente demolidos.

Aunque en buena medida toda esta metodología tiene su aplicación, pensando en lo que se denominan Grupos de Acción Local, y en determinados territorios (comarcas, regiones, países…) no cabe duda que en determinados contextos, y especialmente en épocas de crisis y de escasez de recursos económicos, puede suponer una alternativa viable y necesaria para sostener las poblaciones y mantener los servicios necesarios que fijan a la población local.

0 comentarios :