La cantera del folclore florece en Guadalupe

|

Estoy convencido de que los pueblos evolucionan, entre otros muchos factores, por la referencia que las personas tienen sobre su pasado, sobre el conocimiento de su historia y especialmente porque saben preservar algunos elementos culturales de carácter intangible, que les otorgan una autenticidad y los distinguen de manera muy nítida de otros. También lo hacen porque en momentos determinados de su evolución surgen liderazgos sociales, personas que entregan mucho de sí para hacer posible que determinadas circunstancias surjan y brillen con luz propia.

Aunque algo perezoso para escribir en los últimos tiempos esta noche del mes de mayo, curiosamente el mes de las flores, quiero dedicarle mi post al grupo infantil de folclore de Guadalupe. A esos niños y niñas que, cariñosa y sabiamente educados por Pepa, Trinidad, Francisca y Guadalupe -las hermanas Rubio Carpallo- han logrado arrancarme el sentimiento y la emoción en una tarde plena de bondades y enorme en intenciones. Una muestra de folclore extremeño y guadalupeño que nos ha trasladado a épocas pasadas, que nos ha traído a la memoria a personas como "Hilaria" que siempre lucharon por mantener intactas nuestras tradiciones, los bailes regionales y las jotas extremeñas, con las que Guadalupe ha crecido y de las que hemos mamado muchas generaciones, algunas de ellas hoy ampliamente formadas como músicos, con recursos de sobra contrastados.

La música popular y Guadalupe, Guadalupe y la música popular, una pareja inseparable, aunque absolutamente sensible al distanciamiento y al rencor por la falta de conciencia y de sensibilización que en ocasiones se pierden, por el abandono y la falta de atención que otros menesteres, de manera equivocada, nos provocan, dispersando lo auténtico y genuino, frente a lo pasajero y banal.

Hoy el folclore en Guadalupe florece cual flor de primavera, fruto del esmero y atención que estas personas  le dedican. Hoy nuestra música, la pasión que nos estimula y nos fortalece, se torna melódica y nos regala un aliento de esperanza, que nos alegra los oídos y el corazón, y por qué no,  también el alma.

Estoy convencido de que el esfuerzo será ampliamente recompensado y nuestro pueblo también. Por eso os pido fuerza, tesón, coraje, ilusión, compromiso... y sobre todo perseverancia. 

Enhorabuena a todos/as.

Os dejo con esta bella canción, titulada "Quiero a mi tierra volver", que imagino que ha compuesto Pepa Rubio, grabada en vivo por estos chicos/as y sus profesoras.


1 comentarios :

Felipe Sànchez dijo...

Me comenta Pepa Rubio que está canción es una versión de la titulada Niebla, que alguien cercano a Carlos Cordero, un buen día les enseñò.