Ataques contra Guillermo Fernández Vara

A día de hoy no hay que ser muy listo para intuir -incluso los hay que tienen más datos- que el Secretario General del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, es una apuesta fuerte para volver a recuperar el gobierno de Extremadura, y uno de los políticos españoles mejor valorados por los ciudadanos, lo cual dice bastante de él y sobre todo de su capacidad política y también de su cercanía y empatía con la ciudadanía. 

No es nada nueva mi cercanía a Guillermo, mi admiración y respeto por su bagaje político, y cómo no, la simpatía y el cariño por la persona que por encima del político me atrae y me interesa.

Está claro que Guillermo Fernández Vara es una auténtica alternativa para gobernar nuestra región: con experiencia de gobierno, de oposición y además, le cae muy bien a la mayoría de los ciudadanos, por muchas cualidades que quienes le conocen saben que tiene, algunas de las cuales salen a relucir en todas las ocasiones en las que es entrevistado, habla públicamente o escribe en su blog.

Resulta lamentable y penoso como a veces la política se desvirtúa de tal modo que se olvida de su verdadera vocación, el servicio público, para penetrar en otros caminos más perversos y absolutamente condenables, que persiguen el acoso y derribo del rival, por encima incluso de la persona y de su honestidad, aprovechándose del poder y de los recursos de todos.

En mi humilde opinión, las acusaciones que durante varios días se vienen vertiendo sobre Vara, son absolutamente reprochables y parecen tener claros intereses electoralistas, además de trazar la línea roja de la presunción de inocencia a la que -mientras no se demuestre lo contrario- nos acogemos todas las personas.

Extremadura y los extremeños necesitamos a un gobierno fuerte, que acabe con el paro y que se preocupe más de los intereses ciudadanos, y no eluda sus responsabilidades y compromisos intentando doblegar "a toda costa" y de manera obsesiva al enemigo. Resulta ser la evidencia de debilidad que potencia, más aún si cabe la valía de un Guillermo Fernández Vara, que más que achicarse seguirá defendiendo sus ideas y trabajando por Extremadura porque así lo ha querido,y porque estoy convencido de que así será.

0 comentarios :