Rumbo a la revuelta social

|

Llevaba bastantes días sin escribir ningún post. Ha sido debido a un cansancio personal provocado por una excesiva carga profesional y social, y también porque me he refugiado en exceso en la sencillez de los 140 caracteres de twitter , así como en la popularidad y capacidad de multiplicación de Facebook.

A pesar de que hoy he tenido ocasión de escribir sobre mi experiencia de la Geoconvivencia,  no puedo permanecer pasivo e insensible ante el drama que cada día sigue creciendo de manera exponencial en España, y que tiene que ver con los más de seis millones de personas, conciudadanos/as que no tienen trabajo en este país, y que según el INE suman exactamente una cifra de 6.202.700, la cual nos sitúa en un 27,16% de tasa de desempleo. Cifra que ahonda más en la herida sangrante que sufren muchas personas y que además está provocando pobreza y exclusión social.

Me viene en estos momentos a la memoria ese lema electoral del Partido Popular que decía que "Lo primero era el empleo". Resulta curioso como el  engaño a la ciudadanía con un programa electoral que no cumplen, empieza a volverse en su contra, y sigan haciendo oídos sordos a las estadísticas, a la calle y a todos los partidos de la oposición, obviamente abusando de su mayoría absoluta y siguiendo las órdenes de los más poderosos, algo que no es de extrañar en un partido de derechas. Es curioso como desde que Mariano Rajoy empezase a gobernar este país en diciembre de 2011, se han destruido más de un millón de puestos de trabajo y hay 929.100 desempleados/as más. Nos vendieron una salvadora reforma laboral que -tras un año de aplicación-  está cumpliendo todos los pronósticos de quienes la hemos criticado a ultranza, es decir, que era una simple excusa para abaratar el despido y para destruir más empleo, para mayor gloria del empresariado y en contra de la clase trabajadora. El tiempo está dándonos la razón y las cifras mucho más.

Señores del gobierno, ya no vale echarle la culpa a Zapatero y a mencionar su herencia. Eso ya no cuela, como tampoco que la política económica de un gobierno sólo y exclusivamente se base en el recorte, y se haya convertido en una obsesión por cumplir con el déficit y por atender las exigencias de los mercados. No vale que por un lado nos exijan esfuerzos a los ciudadanos (subida de IVA, de luz, de gas, de combustibles, más IRPF, menos salario, etc...), y por el otro permitan que se vayan de rositas los banqueros, los ex tesoreros y toda esa calaña que sigue en la poltrona de algunas entidades bancarias que han robado a miles de ciudadanos humildes  y que han sido rescatadas y recapitalizadas con el dinero de todos los españoles. Esas entidades que ejecutan los desahucios a pesar del clamor popular contra su aplicación, y a pesar de que el derecho a la vivienda está recogido en la Constitución Española.

Este es el patriotismo que nos demuestran día a día, y que en mi opinión nos conduce hacia una revuelta social de gran calado.

0 comentarios :