Guadalupe aún lejos de la excelencia

Un año más, la fiesta de la Hispanidad y otros eventos paralelos han atraído hacia Guadalupe a miles de turistas, peregrinos, emigrantes, visitantes, etcétera... que han vuelto a poner en jaque las infraestructuras y servicios de esta pequeña localidad de 2.063 habitantes (Según el censo de 2011) , que se multiplica de manera exponencial y que sigue -en mi opinión- sin dar respuestas ni soluciones a muchos problemas, algunos de ellos históricos, como la dotación de zona de aparcamientos, servicios públicos, limpieza...

Guadalupe es hoy día un centro turístico nacional y también un centro de peregrinaciones internacional, que hace que durante todo el año reciba visitas y eventos que en muchas ocasiones supone el desplazamiento masivo de personas, bien en vehículos propios o también en transporte colectivo. Es un asunto archiconocido por todos los vecinos del pueblo y también por quienes ejercen el gobierno local, y por tanto debería ser una prioridad en la gestión y en el desarrollo socioeconómico de nuestro pueblo.

El pasado sábado, Carlos Cordero Barroso, cuando recibía el premio Guadalupe-Hispanidad 2012, afirmaba en su discurso de agradecimiento algo así como que soñaba que Guadalupe fuese un centro mariano como Fátima o como Lourdes. No le falta razón pues, a pesar de que lo tenemos todo, seguimos sin creérnoslo, sin seguir apostando firmemente por este potencial turístico y religioso que nos rodea. Cada uno sigue haciendo la guerra por su cuenta: por un lado cada empresario de manera individualizada, por el otro las entidades locales y en el otro extremo, los vecinos/as a los que ni siquiera se les pregunta.

Guadalupe como pueblo, como municipio sigue sin brillar con luz propia, porque sigue adoleciendo de grandes proyectos en infraestructuras y servicios, que lo conviertan en un centro de excelencia y de referencia a nivel mundial. Estoy convencido de que si eso se logra, todos los vecinos se verán gratamente compensados en lo personal y también en lo económico. Porque no hay que olvidar que transformar nuestro pueblo, invertir en mejorar los servicios y la infraestructuras supone generar empleo y riqueza

No es tarea nada fácil, y por supuesto tampoco exclusiva del Ayuntamiento, de los empresarios o de los vecinos. Se hace necesario en primer lugar conformar un proyecto de futuro compartido, donde todos tengan cabida y donde todos vean compensados sus intereses. Además, hay que buscar la complicidad de las instituciones provinciales, regionales y nacionales, para de la misma manera que en su día se logró que el Monasterio fuese declarado Patrimonio de la Humanidad, Guadalupe pueblo cuente con un plan de acción y de excelencia turística que suponga abordar de manera integral algunos aspectos que en mi opinión son cruciales: las infraestructuras turísticas públicas (aparcamientos, servicios, señalización y señalética, embellecimiento, puntos de información y atención, zonas de ocio...), los servicios públicos (limpieza, información y acompañamiento, policía y seguridad local), la formación (concienciación y sensibilización ciudadana, formación empresarios), la coordinación entre los diferentes agentes económicos y sociales, etc...

Todo eso supone mucho dinero obviamente, pero sobre todo necesita la firme voluntad de abordarlo de una vez por todas, y no ir actuando a "salto de mata", sin programación y sin un plan definido y consensuado por todas las partes implicadas. Y no me refiero solo al gobierno local -que también- sino a las empresas, colectivos de toda índole, y vecindario. La fórmula que lo haga posible y la varita mágica para que todo encaje perfectamente, es precisamente una de las cuestiones más complejas -que no imposibles- para la imaginación y la creatividad.

¿Qué opináis vosotros/as de todo esto?

0 comentarios :