Paredes de cristal

|

Presentación del libro "Otro Gobierno" en el Gran Café de Cáceres el 12 de julio de 2012.


El pasado jueves en Extremadura se produjo un hecho insólito, que aunque pueda parecer banal, tiene una importancia enorme y supone un hito en la historia parlamentaria de la región: una comisión parlamentaria que trabaja en la puesta en marcha de una nueva Ley (Ley de Gobierno Abierto de Extremadura) permite la participación en directo a través de redes sociales de los ciudadanos, con el respaldo de todos los grupos parlamentarios y con un éxito sin precedentes.

Ese mismo día una de las personas que más sabe de esto en todo el mundo, César Calderón Avellaneda con orígenes en el pueblo extremeño de Aldeacentenera, disertó sobre Gobierno Abierto, participación, transparencia, democratización... y otros valores inherentes a la democracia que a pesar de ello, siguen sin reflejarse en las acciones políticas y de gobierno que se desarrollan en cualquier ámbito (local, autonómico, regional, europeo...).

Por la tarde, ese mismo día, tuve la suerte de haber sido invitado en Cáceres a la presentación de su libro "Otro Gobierno" , acompañado de muchas personas, especialmente jóvenes, entre ellas Guillermo Fernández Vara, César Ramos, Juan Ramón Ferreira y otros activistas de las redes sociales y de la blogosfera como Eduardo Plaza, Goyo Tovar... Una presentación del mismo modo singular, en la que lo más interesante no era elogiar al autor -que también- sino debatir sobre el contenido del libro, sobre las aportaciones a la política y al momento actual que esta vive, de desprestigio y de distanciamiento de la ciudadanía, todo ello en un ambiente distendido y muy pedagógico, algo que sin duda hace falta en la actualidad.

Con respecto al título del libro "Otro Gobierno" y a modo de reflexión, me vais a permitir que recuerde una vez más a quien fuese mi compañero y un excepcional concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Brozas. Pedro Antonio Blanco decía que los ayuntamientos tenían que tener las paredes de cristal, ser absolutamente transparentes y permeables al diálogo, a la escucha activa de los ciudadanos, y convertirse en espacios de participación y también de trabajo en común.

La crisis política y social que parece estar azotándonos en estos momentos, desencadenada por la crisis económica, nos está enseñando muchas lecciones y una de ellas es la necesidad de conjugar e integrar la política con la ciudadanía, la cual solo es posible mediante la articulación de espacios (virtuales o físicos) de encuentro, de escucha activa y de diálogo, que nos permita disponer de edificios públicos transparentes, con paredes de cristal en los que no existan "espacios opacos" como decía Guillermo Fernández Vara en la presentación del libro.

La política al estilo tradicional de micrófono, atril y mitin, de estructura piramidal y enfoque descendente ya está obsoleta y permanentemente cuestionada por la ciudadanía. La demanda social aboga por otros estilos de acción gubernativa, por el sostenimiento de espacios de participación real y efectiva, por plataformas de comunicación y diálogo sin obstáculos y accesibles para todos, sin condiciones y sin desigualdades.

Ese es el verdadero reto de la política y ese es el camino que debe seguir. Quienes piensen que seguir haciendo lo de siempre es efectivo, en mi opinión están equivocados. Se abren nuevos y apasionantes caminos, cuyo tránsito no será nada fácil. Ese es nuestro compromiso, como ciudadanos y como políticos, el construir estos nuevos edificios de cristal, transparentes y a la vez estables, para seguir madurando una democracia fuerte en valores y especialmente, justa y equilibrada para todos, sin excepción.

Por esto y por mucho más, he comprado este libro, el cual espero leer este verano y del cual espero aprender mucho para - quien sabe- algún día poder aplicarlo.

0 comentarios :