El derecho universal a la vida

Hoy es un día triste para muchos pueblos de Extremadura que han visto como en cuestión de unos meses sus logros y avances de muchos años, se han derrumbado a base de imposición, falta de diálogo y consenso, y lo más grave: sin argumentos objetivos comprensibles y razonadamente elaborados. Muchos pueblos de Extremadura - y cuando digo pueblos me refiero a personas- a partir de las 14:00 o las 15:00 horas de hoy vivirán con una losa más, otra de tantas las que por haber elegido vivir en el medio rural. Muchos ciudadanos/as por el mero hecho de no conformar una masa crítica por debajo de una aparente rentabilidad o viabilidad económica, se verán mermados de unos derechos sociales que ningún partido, ni ninguna acción de gobierno les puede arrebatar, al menos desde la imposición y el más absoluto desprecio que se le puede hacer a una persona en un sistema democrático, que es la ignorancia y los oídos sordos.

Lo vengo comentando y reivindicando desde las últimas semanas, desde que se estaba anunciado los cierres de los PAC y reducción de horarios. Es sin duda una gran preocupación para los pueblos. Quienes vivimos en ellos, no dejamos de pensar, de reflexionar hacia donde nos lleva esta vorágine de indecentes decisiones y brutales atentados contra la igualdad de oportunidades y posiblemente también contra la vida. ¿O acaso ignorar que haya más riesgos de perder la vida en un determinado lugar frente a otro, no es otra manera de atentar contra ella?Creo que el derecho a la vida y a la sanidad para no perderla debería ser universal, algo que se demuestra no lo es con acciones como esta.

Los pueblerinos y la gente que cree en el futuro de los pueblos, esos a los que el Director del Servicio Extremeño de Salud nos llama inmaduros ante las cámaras de la televisión pública extremeña, llevamos mucho tiempo luchando por que la vida rural se dignifique, porque no se cierren pueblos en esta región, al considerar que muchos de los valores esenciales de las personas se concentran en la cultura rural. No se puede pretender levantar una región estableciéndose pequeñas islas o reinos de taifas que contribuyan a la conformación de una región sin cohesión, a diferencias sociales entre las ciudades y los pueblos, y en definitiva a la exclusión de unos en favor de otros.

Creo que el Gobierno de Extremadura debe reflexionar, ponerse en nuestro pellejo, madurar y repensar la decisión, porque si no, mucho me temo que provocará una confrontación social de primer nivel, similar a la vivida en otras épocas, lo cual sería un enorme retroceso.

0 comentarios :