Aniversario autonómicas y locales

|

El pasado 22 de mayo de 2011 se celebraron las elecciones municipales y autonómicas, y en ellas el Partido Socialista tuvo un varapalo electoral importante, preludio de lo que luego se confirmó como una derrota sin precedentes en las generales del 20 de noviembre.

Ha pasado un año y tengo que confesar que considero que al final han perdido los/as extremeños/as en Extremadura y los/as guadalupeños/as en Guadalupe. Y lo hago sin ironía y desde una óptica totalmente objetiva que se basa en unos hechos concretos y en unas acciones fácilmente evaluables por cualquier ciudadano/a de a pie, que observamos cómo han pasado alrededor de diez meses y pico desde la conformación de estos gobiernos (me refiero al de Extremadura y al de mi pueblo, Guadalupe), sin que se haya notado ese aire fresco en forma de empleo, inversiones e iniciativas que en poco tiempo suelen plasmar las ganas y el compromiso que un gobierno tiene con la ciudadanía.

Creo que se pierde demasiado tiempo en borrar las huellas del pasado, algo que resulta sumamente complicado por la profundidad y el arraigo que el progreso socialista tiene en esta región, nada estéril y con unos cimientos indestructibles. La falta de ilusión, de preparación, de experiencia y de determinación en algunos casos, denota imprecisión y mucha improvisación, cuyas consecuencias las acabamos pagando todos.

Ha pasado casi un año y la sensación de la mayor parte de las personas es de desilusión, desencanto o quizás arrepentimiento. La cuestión es que en democracia no siempre acertamos y es de humanos equivocarse, algo que en mi caso personal hago infinidad de veces al cabo del día, con lo que supone de aprendizaje y de madurez el poder reconocerlo para seguir avanzando.

Las expectativas que se pueden esperar para el resto de la legislatura regional y local no son muy halagüeñas, a juzgar por los hechos y acontecimientos actuales. Aunque hay tiempo para reaccionar a veces no es suficiente si no existe un serio y firme compromiso y una complicidad con la ciudadanía, la cual se logra con la escucha y el diálogo, la empatía y la participación de esta en los procesos de toma de decisiones, pensando siempre en ellos más que en intereses personales y partidistas.El dinero, el presupuesto y los recursos son importantes pero no tanto como se piensa.

Da la sensación de que el tiempo se ha detenido e incluso ha retrocedido en algunos aspectos, al menos es lo que se percibe por parte de muchas personas.

2 comentarios :

Justo RESPONDER dijo...

Completamente de acuerdo, Felipe, se nota un desencanto en gran parte de la población que pensaban que se notaría el cambio, tal y como prometían. Pero una cosa es predicar, y otra dar trigo.

hebert - paginas web dijo...

bueno ese tipo de derrotas para el partido socialista se veian venir.