Sí a los NCC de Extremadura

|

Estoy convencido de que uno de los mayores logros y avances que ha experimentado Extremadura en los últimos años ha sido en el campo de las nuevas tecnologías. El sistema operativo de fuentes abiertas, LINEX, basado en el conocido Linux, y todo el desarrollo del software libre en nuestra región ha sido notable y extraordinariamente productivo, como se demostró con la creación del centro nacional de referencia,CENATIC. Pero, de nada sirve la tecnología, los equipos y los programas, si no se le busca esa utilidad social y práctica que hace que las sociedades, los pueblos, la gente... en definitiva los/as ciudadanos/as, las usen en el día a día, avancen en conocimiento y progresen en la gestión y eficacia de algunas parcelas que, gracias a las nuevas tecnologías, se han tornado más sencillas y útiles (tramitar o realizar gestiones como el sellado de la demanda de empleo, la búsqueda de trabajo... etcétera, son buenos ejemplos).

La educación, la cultura, la mejora de la autoestima personal, el acercamiento intergeneracional, la mejora y la potenciación del acercamiento e intercambio de culturas y de conocimiento, y sobre todo la igualdad de oportunidades en espacios geográficos, como el mundo rural, han hecho que la inicitiva de los telecentros, los centros del conocimiento (NCC) o plataformas similares hayan logrado importantes logros en el espacio y entorno en el que se han desarrollado. Conozco bien su trabajo (He colaborado con el NCC de Logrosán ) y sé como se dejan la piel día a día, dinamizando y poniendo en marcha inicitivas allá donde se les requiere, en ocasiones de manera altruista y desinteresada.

Pocos proyectos han logrado sensibilizar y dinamizar a tantos colectivos, y generar tantas expectativas - además de excelentes resultados-en tan poco tiempo. Estos programas, auspiciados en Extremadura por el gobierno regional, en el seno del Plan de Alfabetización Tecnológica de Extremadura, han contribuido de manera muy especial a la eliminación de brechas digitales y la capacitación de las personas en el uso y manejo de las nuevas tecnologías, ya no sólo en habilitarles para poder manejar con un nivel básico los equipos y los principales programas y herramientas, sino también en cómo relacionar de manera funcional la tecnología con la cotidianeidad y con la gestión de algunas tareas, que ha supuesto el ahorro de mucho dinero a las administraciones y que nos hace la vida más fácil.

La noticia con la que hoy desayunábamos, aparecida en los medios de comunicación de Extremadura, me ha sentado como una patada en donde más me duele. Parece ser que los 107 trabajadores/as de estos centros se van a someter a un ERE de reducción de jornada, lo cual pone en riesgo de manera muy clara el cumplimiento de sus objetivos, y lo que nos tememos muchos: puede ser el principio del cierre de una estructura tecno-educativa transformadora de la sociedad y eriquecedora por su componente de conocimiento, eliminación de desigualdades y oportunidad paraalgunos colectivos, desconectados de la tecnología, como puede ser la tercera edad o las mujeres.

Gran error desde mi punto de vista. Al igual que otros que se están cometiendo en el plano educativo o en el sanitario. Flaco favor al estado de bienestar logrado con mucho esfuerzo y un enorme distanciamiento del Gobierno de Extremadura con respecto a lo que la ciudadanía esperaba de ellos. Un poco afortunado hito, de tantos otros, en los meses de gobierno regional y quien sabe, si el detonante algo más profundo en lo político.

0 comentarios :