Mujeres

|

Desgraciadamente cada 8 de marzo se sigue reivindicando el papel que le debería corresponder a las mujeres de todo el mundo, y ello es debido a que todavía nos queda mucho por hacer, no sólo a las mujeres -que también- sino sobre todo a los hombres que -en muchos casos y sin el ánimo de generalizar- seguimos sin reconocer la igualdad laboral y constitucional entre ambos sexos y sin dar  nuestro brazo a torcer en determinados ámbitos para que la integración de género sea una realidad los 365 días del año.

No seré yo quien me coloque medallas de ser el perfecto defensor de las mujeres, pues a buen seguro yerre en mi comportamiento muchas veces a lo largo del día y necesite madurar en muchos aspectos con respecto a este tema. Es posible que algunas conductas estén fuertemente amarradas a mi como consecuencia de un contexto educacional y personal afin a la desigualdad. Pero hay una cosa que tengo clarísimo y es que debemos esforzarnos y ser exigentes con nosotros mismos y en el entorno más inmediato en el que nos ha tocado vivir, para que logremos alcanzar esa meta de integración y de fortalecimiento de la figura de la mujer en todos los ámbitos,porque es lo que procede y porque eso nos ayudaría a construir una sociedad más justa y equilibrada.

Mi felicitación a todas las mujeres del mundo, en especial a la madre de mis dos hijos, en este día y durante todo el año.

0 comentarios :