Otro hito en la zarzuela guadalupense

Foto: M.I. Torrejón

Con el bajón habitual que suelen generar unos días de tensión y de mucha concentración, provocados por la nada sencilla tarea de subirse a un escenario, no puedo dejar de escribir unas líneas para poder contribuir a esa excelente crítica que -sin ningún tipo de duda- se ha producido con motivo de la representación este fin de semana (ayer y hoy) de la zarzuela "El Huésped del Sevillano".

No seré yo quien describa lo mejor y lo peor del espectáculo, al menos en lo que a la puesta en escena se refiere, pues obviamente era parte de él y nunca tendré la opinión apropiada hasta que no pueda visionar el vídeo o escuchar el audio de la misma. Aún así, a juzgar por las sensaciones de amigos, conocidos y personas cercanas, tengo que confesar que hemos asistido a otro momento histórico de la trayectoria zarzuelística de Guadalupe, un hito más en esta larga carrera que demuestra la afición, la pasión y sobre todo, la capacidad de este pueblo para aportar a la cultura local una nueva dimensión, y de un modo especial comprobar como el género chico sigue vivo y con nuevas e interesantes expectativas.

Me siento enormemente orgulloso de formar parte de este grupo, de todos mis compañeros y compañeras, de todas las personas que han trabajado para que esto sea posible, y de un modo especial me siento agradecido por la oportunidad de poder ejercer una de mis pasiones -el canto- ante el público de Guadalupe, mi gente, mis amigos, mi familia...

Muchas gracias a todos los asistentes por colaborar con este grupo para poder sufragar todo lo que nos ha supuesto el vestuario, los decorados, los equipos de sonido, la publicidad... Sin ellos nada de esto hubiera sido posible.

Esto no ha hecho nada más que empezar y a ver si entre todos logramos que -más pronto que tarde- se vuelvan a escuchar en algún escenario los acordes del principal motivo de la obra con esa letra de "...Castellana, toledana/por besar tus labios grana/perdiera vida y honor...".

0 comentarios :