Lo bueno y lo menos bueno

|

Ayer asistí al acto social conmemorativo y reivindicativo del Geoparque de Villuercas Ibores Jara, organizado oficialmente por la Diputación de Cáceres, aunque en la práctica también han currado los empresarios de Geovilluercas y el Grupo de Acción Local, APRODERVI.

Voy a hablar de lo bueno y de lo menos bueno del acto.

Respecto a lo bueno:

1) la plena coincidencia de todos los participantes en sus discursos de que este proyecto hay que mantenerlo y que la única forma de hacerlo es cooperando, con colaboración de los diferentes actores y agentes públicos y privados.

2) La unanimidad a la hora de valorar el enorme esfuerzo y trabajo realizado hasta llegar al 17 de septiembre y el potencial geológico de excepción con el que cuenta esta tierra.

3) El peso de la sociedad, de todas las personas que han apoyado de manera desinteresada o interesada esta iniciativa, que ha sido determinante.

Lo menos bueno en primer lugar la ausencia del Presidente de la Junta de Extremadura. Hubiese deseado que José Antonio Monago, como prueba de ese espaldarazo que la Junta hizo en su día con la presencia de Guillermo Fernández Vara en el mismo sitio, hubiese estado presente.

No puedo dejar de mencionar también la enorme injusticia que se hizo por parte de quienes tomaron la palabra al no mencionar a Javier López Caballero, compañero de APRODERVI y le pese a quien le pese, verdadero catalizador territorial -e incluso más- de que esto fructificara. Junto a él, Eduardo Pavón Jaraíz o Raúl González y en general las personas de esta organización que vienen trabajando desde hace mucho tiempo en las semanas del geoparque, en las charlas y talleres con escolares... en definitiva en este Geoparque, "El de Todos" como alguien decía en su discurso.

Espero que ahora podamos seguir avanzando, al menos el compromiso de las Administraciones se ha manifestado de manera pública. Los recortes y austeridad que parecen vislumbrarse para un futuro inmediato, deben pasar de largo por esta tierra, merecedora y poseedora de una distinción excepcional, que seguirá permaneciendo con el tiempo y que -estoy plenamente convencido- solo el espíritu de unidad y de compromiso de los lugareños podrá mantener viva.

¡Qué así sea!

0 comentarios :