Tres cuartos de siglo después

(FOTO: GETTY. Dos soldados nacionales escoltan a un grupo de prisioneros republicanos en Somosierra, en 1936.)

Tal día como hoy, un sábado 18 de julio de hace 75 años, comenzó una de las etapas más trágicas y negras de la historia de nuestro país. La Guerra Civil española se inició entonces como un golpe de estado hacia el régimen republicano que en aquel entonces estaba instaurado en España y que hizo mella en la gente y en las libertades de este país, algunas de ellas aún latentes y otras enterradas en las cunetas y en los campos de todo el país, esperando que una ley democrática (De la memoria histórica ) aprobada en el Parlamento se cumpla a rajatabla, y que algunos procesos iniciados por la sociedad civil no sigan siendo bloqueados para impedir que miles de personas (de uno y otro lado del conflicto) puedan conocer dónde están sus familiares desaparecidos en el conflicto.

Afortunadamente no viví el conflicto, aunque nací sumergido en la dictadura en la que derivó el mismo, con la que conviví 7 años. Sin embargo sí escuché testimonios de mis padres, de mi abuela Manuela y especialmente de mi tío-abuelo, Miguel Fuentes, quien a golpe de emoción y de lágrimas solía hablarme de sus penurias allá por la sierra de Albarracín en el frente de Aragón.

Nada más necesario en esta jornada conmemorativa que se siga avanzando en esa Ley de Memoria Histórica, y que se profundice y se conozcan a fondo los entresijos del conflicto y de las consecuencias posteriores que trajo para poder cerrar las viejas heridas, apenas cicatrizadas con esa transición democrática y que si bien, no son una preocupación generalizada de la gente, si de una buena parte de nuestros/as conciudadanos/as que siguen reclamando justicia y que simple y llanamente se cumpla la ley. Por cierto, en Extremadura esta actividad ha sido muy fructífera hasta ahora.

Perdonar siempre, pero olvidar e ignorar jamás.

0 comentarios :