Tocados pero para nada hundidos

|

En estos días, tras los malos resultados electorales del Partido Socialista Obrero Español en los comicios autonómicos y municipales hay quien aprovecha esta -no vamos a negarlo- crisis interna, especialmente algunos medios de comunicación de corte conservadora, para poco menos que situarnos al borde de la extinción. Parece evidente que los problemas de este partido, se resuelven en sus órganos y por sus militantes. Que nadie se frote las manos antes de tiempo porque aquí hay muchas ganas de avanzar y de mejorar, algo que no suele ocurrir en algunos partidos como el PP. Quiero recordar que Rajoy ha perdido ya dos elecciones generales con el PSOE y que no cante victoria antes de tiempo porque aún no ha llegado el momento de las generales. Hemos visto como en cuestión de horas la ciudadanía puede movilizarse y generar una opinión global de gran alcance.

Ante la tempestad interna de nuestro partido, los medios no dejan de recabar opiniones de los barones socialistas, de miembros de la Ejecutiva o del Comité Federal. Se pone sobre la mesa la conveniencia o no de celebrar unas primarias o un congreso extraordinario. Realmente en las filas socialistas, especialmente entre los/as militantes de base existe una energía enorme, fruto de esa derrota, que está propiciando corrientes de opinión críticas con las formas de hacer las cosas en la actualidad, y con ganas de transformar este partido centenario para recuperar el terreno perdido y para volver a ilusionar a la ciudadanía y sobre todo con nuevas formas. Un ejemplo de ello, la renuncia de Chacón a la sucesión de Zapatero.

Hay quien pretende echarle la culpa a Zapatero, a la crisis, a las medidas adoptadas por el gobierno... Cada uno tendrá sus razones pero lo único evidente es la falta de confianza y eso, sólo se soluciona pateándose la calle, haciendo mucha autocrítica y escuchando a los/as ciudadanos/s más si cabe. Esto, lo saben bien los partidos de izquierdas y en ese empeño, debe esforzarse este partido que quizás olvidó en exceso esta circunstancia que al final le ha pasado factura.

Por mucho que yo opine al respecto, al final los reglamentos y normas del partido marcan muy claramente las posibles alternativas a seguir, pero nadie nos impide empezar a planificar, a desarrollar y a poner en marcha este nuevo PSOE que parece estar demandando la sociedad, más cerca de la izquierda y sobre todo más cerca de los intereses de los/as ciudadanos/as.

Es un reto apasionante, en el que espero poder participar y del que espero salgamos con las pilas puestas y con un partido maduro pero rejuvenecido en todas sus dimensiones (ideas, personas, proyectos, metodología...).


0 comentarios :