Espíritu 15M

|


Hace años que vengo afirmando el enorme poder que tienen las redes sociales y la capacidad de convocatoria y de activismo que están generando, especialmente twitter y Facebook, tal y como se demostró con las rebeliones que están aconteciendo en los países árabes y recientemente en nuestro país con las concentraciones ciudadanas, bautizadas como movimiento 15M, contra el sistema actual y como muestra del inconformismo reinante en el mundo entero ante las graves consecuencias que la crisis económica está provocando en un amplio sector de la sociedad, sobre todo en ámbitos tan vitales como el empleo y la economía.

Llama poderosamente la atención la capacidad organizativa, y es que la necesidad se convierte en virtud y en una excelente disposición de aunar esfuerzos en pro de una causa común que se integra en el lema "Democracia Real Ya". Obviamente desconozco a fondo el germen de la rebelión y quiénes están en la cabecera de la misma, porque por mucho que se diga siempre hay una cabeza o equipo pensante en cualquier movimiento similar, y en este no iba a ser menos.

Comparto plenamente las reivindicaciones y hasta comprendo que se haya aprovechado el periodo electoral para estallar. Deseo que el espíritu "15M" sirva para estimular otros, en mi opinión necesarios ante un sindicalismo apagado, y con ello, mejorar día a día la capacidad de exigencia de gobernados a gobiernos, y por tanto de mejorar la comunicación y el diálogo, tan necesarios en un sistema democrático.

De momento, el próximo domingo todos/as los/as ciudadanos/as tenemos una magnífica ocasión para manifestarnos de manera libre y secreta contra cualquier gobierno autonómico o local que entendamos nos está perjudicando. Pero, obviamente problemas como el paro, los sobresueldos de los directivos de los bancos y otras reivindicaciones similares, no tienen su origen en exclusividad en los gobernantes y políticos, o ¿Acaso no son cómplices de esta situación aquellos/as ciudadanos/as que trabajan de manera fraudulenta, o aquellos/as empresarios/as que defraudan a las arcas públicas, entre otras muchas situaciones?

¿Estaremos ante el comienzo de algo más grande, por ejemplo la III República?

0 comentarios :