Recordando o reivindicando la República

Hoy es 14 de abril, día especial para quienes se sienten nostálgicos de la II República o quienes reivindican la instauración de la Tercera (80 aniversario), en contra de una monarquía parlamentaria cuyos representantes siguen generando controversias y algunas dudas en una buena parte de la sociedad, que no entiende de privilegios y de hermetismo ante algunos temas, que se entienden son de domimio público.

Obviamente no tuve el privilegio de vivir este periodo -dicen floreciente en democracia- y de participar en una de las etapas más prolíficas de nuestro país. Desgraciadamente hay quien ha venido interesándose en desacreditar este sistema democrático, pretendiéndolo denigrar de manera interesada y siempre desde una visión conservadora y de poca apertura social, pues no olvidemos que este sistema democrático desembocó en una terrible guerra civil que llevó a este país a una dictadura, a la que sucedió una monarquia parlamentaria que -lo queramos o no- supone una cierta hegemonía y diferentes planos de participación y toma de decisiones. Obviamente planteamientos alejados de los valores de igualdad, solidaridad y el hermanamiento entre todas las personas, sin excepción.

La constitución de 1931 supuso toda una revolución política y social, y aún hoy siguen manteniéndose vivos muchos de sus artículos, no ya en nuestra actual carta magna, sino en otras similares de otros países. La República no es ese "Que viene el Coco" que nos metían en el cuerpo para atemorizarnos cuando éramos niños. No es un sistema que reste derechos y libertades, todo lo contrario. Por tanto, tampoco deberíamos llevarnos las manos a la cabeza si en un momento determinado pudiese nacer la III República española y con ella recuperarse algunos elementos de la democracia extinguidos desde entonces.

Es una fecha también para el recuerdo de alguien -Pedro Antonio Blanco Aldeano- que vivía con intensidad esta jornada. Él, republicano convencido hasta la médula , quiso abanderar su reivindicación hasta el final de sus días. En sus últimas voluntades figuraba que su amigo y camarada Antonio Moreno le tocase el himno de riego en el momento de la despedida y que su féretro fuera cubierto por la bandera . Y así fue amigo, tal y como lo deseabas. Este sábado volveremos a recordarte en Brozas y también aprenderemos del maestro Anguita, que nos hablará de la III República . Casi nada.

0 comentarios :