De la idea al proyecto

Imagen del material editado. Cedido por Clara Álvarez (Ilustración: Blas M. Parejo)

No hay nada más satisfactorio que las ideas que un buen día fluyen -casi sin quererlo y siempre con miras de futuro- puestas a disposición de personas o canalizadas de la manera adecuada, se transformen en proyectos y posteriormente en realidad. Un buen día, recordando las visitas que hacíamos al Monasterio de Guadalupe cuando estábamos en el colegio, me pregunté: ¿Qué podemos hacer para que nuestros hijos/as puedan vivir o experimentar aquellas sensaciones que nosotros experimentamos cuando visitábamos los museos, la sacristía y otras dependencias de este lugar?. "Esto debe ser relativamente sencillo si logramos ponerlo en marcha pero con el uso de los medios actuales", me dije. Pues finalmente, fue posible con la "Campaña de sensibilización y difusión escolar sobre el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe", en cuya solicitud y redacción de contenido tuve el privilegio de participar y que finalmente fue considerada por la Comisión de Evaluación del Ministerio de Cultura con cargo a la Orden CUL/607/2010, de 17 de febrero, que atendió así la solicitud del Ayuntamiento de Guadalupe.

Pasado mañana se presenta esta campaña en sociedad y no podré asistir por motivos personales. Sin embargo no puedo por menos que agradecer a todas las personas que la han hecho posible, especialmente a Clara Moreno López, Agente de Empleo y Desarrollo Local, que tuvo en cuenta la idea, la canalizó y ha gestionado su ejecución. Por supuesto a Modesto Rubio, alcalde de Guadalupe que también apostó por ello y a Sebastián Ruiz, Guardián del Monasterio, que ha abierto las puertas de su casa para el desarrollo de la obra.

Espero y deseo que aquella visión que surgió evocando el pasado y mi niñez, finalmente sirva para lo que fue concebida. Pero sobre todo, que no sea algo pasajero, vinculado a un proyecto, a una subvención... sino que sea un punto de inflexión para seguir enseñando de manera diferente, especialmente a las generaciones más jóvenes, la joya que tenemos en Guadalupe y que tenemos que empezar a valorar los que estamos más cerca, y que somos unos verdaderos privilegiados.

Tengo otra idea, de la que ya os hablaré, que espero sirva para dinamizar este Monasterio y Santuario que le comentaré a la Comunidad Franciscana de inmediato.



2 comentarios :

Agencia de Empleo y Desarrollo Local dijo...

Una pena que no puedas estar en la presentación, pero bueno, lo mejor es que tu hijo podrá contarte de primera mano qué le ha parecido el taller. Gracias a ti.

Saludos.

Clara Moreno

Felipe Sánchez dijo...

Espero que sí Clara. A seguir trabajando por proyectos como estos en Guadalupe. Ahí estaremos intentando arrimar el hombro.