Día de la mujer

A pesar de que algo se ha avanzado en el tema de la igualdad entre hombres y mujeres, aún siguen existiendo enormes brechas que hacen que se justifiquen días como el que hoy se celebra en todo el mundo y sean necesarias acciones reivindicativas en favor de esa causa. No voy a detenerme a explicar en qué aspectos se pone de manifiesto tal afirmación, pues obviamente los diarios, webs y blogs de medio mundo hablan hoy y durante todo estos días de ello.

Hoy quisiera centrarme en una de las facetas negativas a las que nuestra sociedad actual -mayoritariamente machista- aún no ha logrado dar respuesta, a pesar de que muchos hombres comienzan a tomar conciencia. Me refiero al papel de la mujer dentro del hogar y su rol dentro de la familia, que sigue siendo totalmente discriminatorio e injusto.

Tengo que reconocer y entonar el "mea culpa" que en demasiadas ocasiones delegamos en la mujer responsabilidades que nos competen a ambos progenitores, posiblemente por la educación recibida desde niños en el seno de nuestras familias (en tiempos tremendamente machistas) o por conductas aprendidas en una sociedad que también lo es . No soy yo de los que esconde el bulto al respecto, aunque sí soy cómplice en ocasiones de esta situación que acaba quemando y privando de libertad a la mujer, que se siente esclava de una situación, que por otra parte no acaba de ser dignificada y reconocida como debiera. Siempre se ha hablado de un sueldo para las amas de casa, para las madres que deciden criar a sus hijos en plena ebullición laboral, situación que jamás se ha logrado, con el correspondiente perjuicio que eso genera en la mujer, no sólo en la falta de oportunidades sino también en la anulación que en muchos casos representa para mujeres formadas y con un potencial excepcional. Quizás sería el primer paso para dignificar y reconocer este trabajo no remunerado con dedicación exclusiva.

Se han articulado muchas políticas de conciliación pero al final (sobre todo en zonas rurales) la mujer sigue llevando el peso del hogar con todo lo que eso supone. Algo estamos haciendo demasiado mal para que en esta responsabilidad -en teoría compartida- siga relegando a la mujer a un segundo plano y a una privación de muchos de los derechos fundamentales.

0 comentarios :