Retener a jóvenes talentos

Después de mantener una conversación con mi amigo Luis Carlos Hernández, sobre qué fue del destino de muchos estudiantes extremeños que en los años ochenta tuvimos que emigrar fuera de Extremadura a formarnos en una Universidad Laboral (La de Cáceres que ya existía entonces era exclusivamente para féminas), me siento un enorme privilegiado. Según me contaba, la mayoría de aquella generación de jóvenes emigrantes se encuentra viviendo y trabajando fuera de su pueblo, ni siquiera dentro de la propia región de Extremadura, algo que en mi caso particular ha sido totalmente al contrario, con lo cual me siento enormemente dichoso.

Las zonas rurales y los pueblos siguen desde entonces perdiendo potencial humano, capital y talento, que siguen generando valor añadido en otras regiones, entre otras causas porque a veces -y en mi opinión de manera errónea- en los ayuntamientos de pueblos pequeños se apuesta en exceso por el empleo público de personas con escasa cualificación (sin menospreciar su perfil y su necesaria intervención) y se pierde de vista lo que supondría tener otro tipo de perfiles al servicio de la comunidad, que posibilitarían otras perspectivas , aunque supusieran mayor coste. Creo que con los tiempos que corren no nos podemos permitir demasiadas licencias en este aspecto y por ello, debemos pensar en otorgarle una oportunidad a esos jóvenes que terminan la universidad y pueden ejercer su primera experiencia en su lugar de origen, con fórmulas que seguro serían fáciles de articular y de poner al servicio de la Comunidad. Nadie de fuera va a venir a sacarnos las castañas del fuego a quienes vivimos en un pueblo. Sólo el que conoce a fondo nuestros problemas y nuestras inquietudes, y además tiene la formación y el talento necesario para ello, puede contribuir al progreso de una manera más comprometida y responsable.

Iniciativas como Territorio 10 y otras que tenemos que idear son una buena manera de evitar ese flujo negativo que tanto daño nos hace.

0 comentarios :