Reflejos

|

A veces la vida nos muestra evidencias claras de que nos vamos haciendo mayores, unas de tipo físico y otras que se manifiestan a través de la evolución de los demás, especialmente cuando nos abandonan personas cercanas, cuando experimentamos con nuestros hijos aquello que un día también nosotros vivimos, etc...

Otra evidencia, enormemente agradable, es la de tener el privilegio de conocer como alguien que conociste siendo prácticamente un bebé, logra alcanzar un título universitario , como es el caso de una buena amiga de la familia, María Poderoso Tena, a la que conocí cuando era una niña, y que hoy ya tiene su titulación de Ingeniería Técnica Forestal. Esa circunstancia me provoca una enorme satisfacción, pero también una extraña sensación que me recuerda que el tiempo pasa y me voy madurando hacia el futuro.

En cualquier caso muchos éxitos para una nueva universitaria, y mis deseos de que pueda ejercer esta profesión en su tierra.

0 comentarios :