El cascabel al gato

Ayer tuve el privilegio de volver a compartir un rato con agricultores y ganaderos de la comarca de Villuercas Ibores Jara, en el seno de unas jornadas de intercooperación organizadas por Cooperativas Agroalimentarias de Extremadura y por la Asociación APRODERVI en la que trabajo. Nuevas caras en los consejos rectores, pero las mismas reivindicaciones y los mismos problemas de hace una década cuando empezamos a sensibilizar al mundo cooperativo sobre la necesidad de transformar el modelo tradicional de cooperativismo que se ha desarrollado en este territorio y que parece estar en un momento clave.

Son muchos años luchando sin que apenas hayamos despejado el camino. Seguimos mirándonos el ombligo y pensando que en cada pueblo tenemos lo mejor, que todos tenemos que tener esta o aquella infraestructura, sin reparar demasiado en la parte más importante del proceso que es la comercialización, donde desgraciadamente sólo es necesario un modelo de producción basado en tamaño y calidad, que sólo se logra con la alianza estratégica de todas y cada una de las cooperativas de base que operan en un determinado ámbito, ya sea geográfico o por sectores de producción.

Nos preocupamos en exceso de disponer de infraestructuras y de tecnología para realizar procesos, ubicadas al lado de casa, embarcándonos en proyectos inviables e insostenibles, que nos embargan de por vida, sin recabar en que lo más fácil es utilizar los canales que ya existen y que necesitan obligatoriamente el concurso del mayor número posible de actores, eso sí concienciados y sensibilizados de que el camino a seguir es este, sin demasiadas alternativas, al menos en los tiempos que corren y en el contexto de mercados en el que nos movemos.


Y en el lamento que uno no acaba de asumir, y que aparece de cuando en cuando, siempre esta presente la cooperativa de Guadalupe, la siempre ausente en todos las reuniones y encuentros, la que me negó hace algunos años la oportunidad de sacar fuera del casco urbano las instalaciones de almazara y de clasificación de castañas con todo prácticamente hecho (terreno, proyecto y subvención). Pero claro, el tópico "nadie es profeta en su tierra" tenía que seguir cumpliéndose conmigo y a veces las iniciativas que surgen en el plano popular, y que amenazan al poder sectario que se anquilosa en la poltrona, no son bien recibidas y hay que eliminarlas.

Mientras en Europa se perfila la nueva PAC, que habla de integración y cooperación entre agricultores para reducir costes, cuando se habla de calidad y de respeto al medio ambiente, cuando los mercados son excesivamente exigentes, la política de molturación de aceitunas de la cooperativa de nuestro pueblo, de la que son socios mis padres, sigue sin separar la aceituna de suelo y vuelo. Esto es lo que tenemos y lo que queremos mantener, espero que por no demasiado tiempo, por el futuro de la agricultura y de quienes desean vivir de ella en este pueblo.

Mientras haya cooperativistas que sigan poniéndole los cuernos a la cooperativa con el mejor postor, entregando sus materias primas y nadie que tenga la responsabilidad de actuar, obre en consecuencia (Con los estatutos y la ley en la mano) , seguiremos en manos de mercaderes con pocos escrúpulos y a los que les importa un pito el medio ambiente, la agricultura y nada que se le parezca. Pero, ¿Quién le pone el cascabel al gato?

3 comentarios :

Anónimo RESPONDER dijo...

Recuerdo tu intervención en las escuelas de arriba con todos los socios de la cooperativa y cómo toda la gente salió encantada de aquella reunión. Lástima que al final se enfriase la cosa.

Ya va siendo hora de que los jóvenes os tiréis palante. La cooperativa de Guadalupe nunca funcionó y seguirá así hasta que desaparezca.

Nuestro pueblo es especial.

Guadalupe

pepe RESPONDER dijo...

En todos sitios cuecen habas amigo.

Anónimo RESPONDER dijo...

Quien pone "El cascabel al gato"?


Personas jóvenes,que hayan mamado el campo y su sacrificio, capaces, honestas, formadas y MUY TRANSPARENTE EN SU ADMINISTRACIÓN Y GESTION, con el único interés de defender los productos de su pueblo, y por tanto los suyos.

REQUISITO NECESARIO: Que los que cumplen con el compromiso que en su día adquirieron con la Cooperativa, apoyen decididamente a los anteriores, y se apliquen los ESTATUTOS sin condescendencia para aquellos que mercadean fuera de ella.

De lo contrario el déficit económico puede aparecer si los que en la actualidad cumplen, también se apuntan al carro del mercadeo, y la ECOLOGÍA aparece y no existen suficientes medios económicos como para continuar con la actividad en otro lugar.