Libertad para discrepar

Me fastidia mucho que por el mero hecho de que uno esté ubicado en un determinado lado, en una posición definida de la ideología política, sea tachado con carácter general y sin argumentos de una cosa o de otra, valorado de esta o aquella forma, etc... casi siempre teniendo en cuenta lo que hacen otras personas que se supone representan a todos los que se integran en esa determinada afiliación. Hoy he participado de nuevo en el blog de Guillermo Fernández Vara y lo he hecho para manifestar de nuevo mi repulsa a lo que está sucediendo en el Sahara Occidental, sumándome a y específicamente lo he hecho en mi condición de militante socialista, y en claro desacuerdo con el modo y ambigüedad con la que desde el gobierno español se está orientando esta situación por la que el pueblo saharaui está siendo agredido -una vez más- por el gobierno de Marruecos.

Afortunadamente este partido nos otorga ese derecho, al libre pensamiento y opinión particular sobre los asuntos específicos de nuestra organización, pero también del interés general. En ejercicio de esa potestad - y con toda la contundencia que creo merecen en estos momentos nuestras palabras, la voz de la gente progresista y de izquierdas -quiero manifestar mi desacuerdo con la política ejercida desde la Moncloa y califico como desafortunadas y poco procedentes algunas palabras pronunciadas al respecto.

Este viejo tema solo puede ser resuelto desde una solución pacífica, que pasa por la retirada del país invasor y el restablecimiento de las libertades, incluido el derecho a la información que nuestros compatriotas los periodistas y por ende, los/as españoles/as hemos visto vulnerado. Posteriormente -como se viene repitiendo de manera constante - se hace necesario la celebración de un proceso que permita a este pueblo su independencia, es decir su libre determinación, donde el mundo entero, a través de la ONU, debe volcarse.

Dejemos los supuestos intereses de estado (comerciales y de otra índole) y saldemos -de una vez por todas- esta deuda con el pueblo saharaui, liderando un movimiento internacional que acabe con las continuas vejaciones y con el exilio en el que vive. En mi opinión se hace necesaria una condena más contundente y un tirón de orejas a Marruecos en toda regla, aunque eso suponga cerrar ciertas fronteras. Estoy convencido de que este gesto abrirá nuevas vías y nuevos puentes en el mundo.

1 comentarios :

Anónimo RESPONDER dijo...

Le felicito por su claridad y sobre todo por su claro desmarque de sus compañeros de Madrid.

No es fácil que en ese partido la gente se anime a discrepar y a llevarle la contraria a su jefe. Posiblemente usted lo haga porque no come de su partido. Me gustaría verle en otra situación.

En cualquier caso, siga así y mantenga siempre su coherencia política, por su bien y el de las personas que le rodean.