Participar en red


No sé si soy un friki, un hacker o un geek. Si me tuviera que quedar con alguno de los tres términos obviamente lo haría con el segundo, por entender que define mejor mi dedicación y entrega a las nuevas tecnologías y a la comunicación personal y profesional. Hoy acabamos una pequeña acción formativa que hemos realizado en Logrosán, organizada por APRODERVI con el patrocinio de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural de la Junta de Extremadura y el Fondo Social Europeo. Es una acción que siempre quise poner en marcha, pero que siempre se iba posponiendo y dilatando en el tiempo. Denominada "herramientas de participación social 2.0" e impartida por el formidable César Calderón Avellaneda (un lujo y una enorme oportunidad) que ha querido colaborar con nosotros en esta -desde mi punto de vista -innovadora actividad.

Técnicos/as que trabajamos en el territorio, empresarias como Isabel Jorge (Hostal Alba Taruta) y otras personas de Las Villuercas, Ibores y la Jara, hemos podido conocer un poco más de por dónde van los tiros en la comunicación en la red, y sobre todo concienciarse -quien no lo estuviese ya- del enorme potencial que tienen herramientas como twitter, Facebook, los RSS, los blogs, etc... Estoy convencido de que lo que ya es presente va a cambiar la sociedad actual hasta límites que ni siquiera podemos intuir. La web semántica, también llamada 3.0, el Gobierno Abierto, la E-Administración, la implementación de mejores infraestructuras y equipos de tecnología, son ya una realidad a la que no podemos darle la espalda.

Aunque ya lo vengo repitiendo de manera constante, los/as ciudadanos/as tenemos una oportunidad de disponer de cierto poder al que antes no teníamos acceso y que nos sitúa en un plano de relaciones y de conexiones inaudito hace tan solo unos años. Si somos capaces de que todas las personas conozcan y entiendan esta nueva manera de comunicación, de modo responsable estaremos acercándonos más a esa sociedad de la información y del conocimiento con la que algunos soñamos, y a la que estamos irremediablemente abocados.

0 comentarios :