Políticos con sed de venganza

|

Nunca he alcanzado a comprender como alguien que se siente identificado con unas ideas y con unas siglas determinadas en lo político, puede cambiarse la chaqueta de repente. La política local, autonómica y nacional están llenas de ejemplos. Casi siempre suelen ser personas que han estado en la primera línea de la política, representando los intereses de un determinado partido, y además en muchos casos con buenos resultados.Sucede que cuando por circunstancias hay otras personas que tienen más peso o que tienen la confianza del partido (aparato o militancia) para ser la cara visible de una lista, llega la rabia y el rencor, la pataleta y la sed de venganza. Comienza la obsesión por volver a la primera línea de fuego, aunque solo sea -con perdón- por joder a los que ya han dejado de apoyarle o le han quitado el protagonismo.

Ahora resulta que ciertas personas, algunas de ellas vinculadas hasta hace poco con el PSOE de Extremadura, han decidido hacer la guerra por su cuenta. En mi opinión es algo lícito, están en su derecho y no seré yo quien se lo impida. Ahora bien, en todos los casos que conozco (algunos muy cercanos en mi propio pueblo, Guadalupe) siempre ha existido un interés personal y un ansia de revanchismo, más que un proyecto político serio.

Espero no equivocarme, pero mucho me temo que estamos ante un nuevo brote de este tipo de políticos acostumbrados al poder, que les cuesta despegarse de él y cuyos intereses "a priori" están un poco alejados de lo que todos/as los/as ciudadanos/as pedimos a quien pretende representarnos en cualquier Ayuntamiento, Comunidad Autómoma o Estado. Se les ve el plumero demasiado, como para pensar lo contrario. La última palabra la tendrá el electorado y no seré yo tampoco el que dude de su capacidad para elegir la opción que mejor le parece.

Siempre he oído decir que "segundas partes nunca fueron buenas". Ahora bien, lo que tenga que sonar, sonará.

0 comentarios :