Oficinas digitales en Extremadura

Desgraciadamente las personas que hemos decidido vivir en un pueblo seguimos estando lejos de muchos sitios, y nos vemos obligadas a tener que desplazarnos a determinados lugares, municipios de mayor tamaño, casi siempre por motivos administrativos, de salud o incluso comerciales. Eso significa que tenemos que generar una serie de gastos (transporte o combustible) que otros/as ciudadanos/as ubicados -libremente y por decisión propia- no tienen que hacer, lo cual a mi modo de ver supone una desigualdad y un agravio, por el que venimos luchando hace tiempo y que poco a poco, va resolviéndose.

Soy consciente del enorme avance que el uso de las nuevas tecnologías ha supuesto para el mundo rural, y del futuro que nos espera al respecto, a priori beneficioso. Sin embargo, aún nos queda mucho camino que recorrer, específicamente en lo que al uso de las nuevas tecnologías se refiere (la denominada alfabetización digital) en colectivos como la tercera edad, las mujeres y algún segmento poblacional que aún se resiste a esta nueva concepción digital de la vida.

Acciones como la implantación de oficinas digitales (entiendo que en núcleos pequeños y alejados de los centros administrativos, no en las sedes administrativas donde parecen estar asignadas), el proyecto de Escuela 2.0, la cada vez mayor puesta en marcha de acciones formativas online y los programas de alfabetización, unidos a la implementación de software libre, nos permitirá acortar distancias y sobre todo, disponer de las mismas oportunidades que otros/as ciudadanos/as. Espero que pronto, esos desplazamientos que aún siguen produciéndose para obtener certificaciones, renovar permisos y cuestiones similares, vayan desapareciendo poco a poco. Ahora bien, para que eso acontezca debemos concienciarnos todos/as, afrontar el firme compromiso de usar las herramientas que se nos ofrecen y disponer también algunos recursos para contribuir a ello, relacionados con la formación y también el voluntariado.


0 comentarios :