El sueño de Cáceres 2016

|

Tras muchos años de trabajo, de esfuerzo colectivo y de conformar un proyecto -según el jurado- sólido e innovador, la ciudad de Cáceres y toda la región de Extremadura, ha defendido hoy su candidatura para optar a ser capital cultural europea en el año 2016.

Desconozco la propuesta cacereña como la mayoría de los extremeños. Es obvio que no la conociéramos por aquello del efecto sorpresa, que siempre viene bien cuando existe un buen número de ciudades que compiten por lo mismo. Me dicen que hay un eje temático que relaciona Iberoamérica con Europa a través de Carlos V, e imagino que no habrán dejado de mencionar a Guadalupe y su Monasterio. Sin embargo, estoy convencido y así se lo comentaba hace un rato a Carlos Ongallo (uno de los defensores de la propuesta cacereña ante el jurado) que uno de los valores más importantes de esta candidatura es la gente, las personas, los cacereños/as, los extremeños/as, como embajadores de nuestra propia identidad y de nuestra cultura. Valores acumulados durante muchos años, basados en el sostenimiento de unas tradiciones muy arraigadas y un afán de integrar la modernidad en nuestra cultura, sin renunciar a ellas.

Quien conoce Cáceres lo sabe. Esta ciudad y Extremadura, tienen algo especial, un duende que espero sea el mismo que inspire al jurado a decantarse por este y no otro proyecto. Mientras tanto, quienes amamos a Cáceres, seguimos soñando en nuestra baza, en nuestra autenticidad y en nuestra manera de hacer las cosas: sencillez, cercanía y muchas ganas de trabajar. A por todas.

1 comentarios :

Felipe Sánchez dijo...

No pudo ser esta vez.

Mis felicitaciones a la delegación cacereña y extremeña, a la alcaldesa por el trabajo desarrollado en estos últimos años y a toda Extremadura por haber demostrado que es un pueblo unido.

Lástima que en Europa siga primando la pela, y que el pez grande se coma al pez chico.

Hay que seguir trabajando, y por mucho que un jurado diga que no, todos/as conocemos las bondades y potencialidades de nuestra tierra.

A seguir luchando.