Consumo de agua

|

Esta misma mañana, mientras desayunaba he contemplado -una vez más- una de las estampas más habituales en el verano en cualquier pueblo que disponga de agua. Alguien, manguera en mano, parecía disfrutar placenteramente mientras regaba la calle, sin parecer importarle el hecho de que, a pesar de que este año las reservas nos sonríen, este recurso sigue gozando de esa especificidad que le hace indispensable, necesario y fundamental para la sociedad actual, y por ello no hay nada más amenazante que el hecho de "tirar" el agua sin fundamento alguno.

Desgraciadamente esto es algo cotidiano (junto a otras similares) que podría tener algunas posibles soluciones: una de ellas, la sensibilización continuada sobre el consumo y ahorro dirigida a todos los segmentos de la población y en especial a las generaciones más jóvenes;otra, más punitiva y antipopular, aunque realmente responsable con la sostenibilidad y el futuro de este recurso tan preciado, que sería la restricción de ciertas actividades, la penalización o incluso la modulación de tarifas, con incrementos importantes a partir de ciertos caudales en el consumo.

Obviamente uno se decanta por la primera de ellas. En mi opinión es la más efectiva y eficaz, y la más duradera en el tiempo. Por tanto, y aunque ya me consta que desde las Confederaciones Hidrográficas, algunas Administraciones y colectivos, se hacen campañas al respecto. No estaría de más, incluso debería formar parte de cualquier plan de acción ciudadana, el tener en cuenta esta materia, especialmente en zonas sensibles y de alto consumo estival.

Ni que decir tiene que, a título individual, también somos responsable de ello. Por ello os invito a echarle un vistazo a este vídeo, o a otros similares que ilustran a la perfección este ingente problema.

0 comentarios :