Democracia participativa en Extremadura

Hace unas semanas un grupo de ciudadanos/as extremeños/as nos movilizamos, fundamentalmente en la red, para solicitar a la Junta de Extremadura la Medalla de Extremadura para una persona especial, con un éxito de participación importante, el cual espero derive en el logro del objetivo propuesto. Hoy, la Asamblea de Extremadura ha debatido sobre una propuesta ciudadana, denominada Iniciativa Legislativa Popular (ILP), para la creación de una red de apoyo a la mujer embarazada y que ha sido avalada por un buen número de firmas.

Todo parece indicar que la iniciativa ciudadana, bien sea motu propio o por el establecimiento de procedimientos administrativos de participación, comienza a tener peso en la política, especialmente la que proviene de partidos progresistas y de izquierdas, que encuentran en la ciudadanía esa complicidad necesaria para gobernar y para poner en marcha iniciativas de interés general, propuestas o demandadas por sectores concretos.

La democracia participativa, término que engloba este tipo de iniciativas y de movimientos ciudadanos, comienza a desarrollarse en nuestro país, aunque existe un amplio bagaje en un buen número de países de Iberoamérica y de los denominados del "Tercer Mundo" donde las pequeñas comunidades, en muchos casos castigadas por la extrema pobreza, se organizan y se desarrollan con procedimientos de valorización de sus recursos y de su propia autoestima.

Ayer, un grupo de compañeros/as del mundo rural, debatimos sobre la participación en las zonas rurales de Extremadura, sobre nuestra dilatada experiencia en este campo durante más de diez años y sobre todo de las dificultades con las que nos encontramos a la hora de motivar o animar a los diferentes colectivos a que se integren en las estructuras de participación que existen en el territorio. Marco Marchioni, un experto en la materia, nos ofreció algunas claves para al menos no perder el norte de estos procesos en los que estamos inmersos las zonas rurales. La Audición, se perfila como herramienta y metodología clave de la participación. Se trata de escuchar para poder actuar, de dialogar y no imponer, de cooperar y no dividir, y en definitiva de construir modelos de desarrollo económico y social, desde la base de la democracia participativa y de la dinamización, sin exclusión por error u omisión, de nadie.

El gobierno regional de Extremadura, especialmente su Presidente Fernández Vara, siempre ha confiado en esta "concertación", en la complicidad de las personas administradas y la participación activa de la sociedad civil en el desarrollo de la joven democracia de esta tierra. Algunos elementos de esta estrategia ya se han ido desgranando a lo largo de la Legislatura (La política de las pequeñas cosas, Consejo de grandes ciudades, pacto político, planes de empleo, proyecto "Extremadura Habla"...), pero aún estamos en la fase beta del proyecto, en la cual estamos conformando los cimientos y en la que hemos de ser muy metódicos y exigentes, para no repetir errores y para poner los cimientos de un edificio sólido.

La voluntad política parece que la hay, ahora sólo falta que nos lo creamos y que todos/as, cada uno en su ámbito y con el rol que le corresponda, arrimemos el hombro para configurar ese nuevo escenario (por qué no esa nueva Extremadura) en la que las cosas se hagan algo diferentes, por el bien de los/as extremeños/as y de esta tierra que bien se lo merece.

0 comentarios :