Nuevo destino para Fray David


El Definitorio del Capítulo CXLVIII de la Provincia Bética franciscana ha resuelto hoy, tras su reunión en el Monasterio de Loreto, el mantenimiento o el cambio de destino de los diferentes hermanos perteneciente a la Orden Franciscana en la provincia.

Esta mañana, una llamada de Fray David, me empañaba los ojos, para comunicarme que -después de doce años- íbamos a estar algo más lejos, pues pronto se incorporará a la Comunidad Franciscana de Belalcázar (Córdoba) . Eso significa también que algunos de nuestros proyectos y de la Parroquia que dirigía cambiarán de rumbo e incluso morirán sin destino.

Son muchos años compartiendo amistad, compartiendo ideas, compartiendo la música (una de nuestras pasiones) y eso pesa mucho, tanto que aún me cuesta creer, lo que por otro lado es normal y lógico en la vida de un franciscano menor.

No puedo expresar con palabras lo que siento: mezcla de rabia, alegría, tristeza y un no sé qué, que ahora me invade.

Desde este espacio virtual, le deseo lo mejor en su nueva andadura, y espero que su paso por nuestro pueblo y por el Monasterio de Guadalupe, haya dejado su particular huella y su particular historia, de la que estoy seguro, nadie se olvidará.

3 comentarios :

Feligrés RESPONDER dijo...

Nada será igual en la Comunidad y en la Parroquia. La originalidad, la creatividad y la cercanía de Fray David no se logra de un día para otro.

Le deseo lo mejor en su nuevo destino y espero poder participar en la despedida que a buen seguro le harán.

Anónimo RESPONDER dijo...

LA VERDAD...como cura me ha sorprendido, no he tenido el gusto de conocerle mas alla de su faceta eclesiastica, pero me ha parecido siempre que si huebiese mas curas valientes como el la iglesia contaria con muchos mas apoyos de los que actualmente cuenta, y en vez de alejarse del mundo real se acercaria alo que realmente la vida actual nos lleva, sincero y directo en sus sermones ha sabido conectar con la juventud aunque sea criticado por ser precisamente eso , joven y con ideas frescas de como es vivir la fe cristiana en el siglo XXI.b

Anónimo RESPONDER dijo...

Se echa muchisimo de menos al padre David. Es una gran persona y sus consejos maravillosos.