Extremadura ya tiene playa

Foto:Pablo Sánchez

Me enteré ayer en Mérida, rodeado de buenos amigos, y en torno a una mesa con apetitosos productos extremeños que servían de cierre a una jornada sobre emprendimiento joven en las zonas rurales. Extremadura se convierte en la única Comunidad Autónoma sin vistas al mar, que tiene reconocida una playa de agua dulce. La Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC) ha distinguido a la costa dulce extremeña, junto a otras playas y puertos españoles, con lo que esta tierra se convierte en pionera en la materia.

No cabe duda que las políticas en materia de turismo de embalses, la buena gestión y disposición de un pueblo como Orellana la Vieja y el entorno medioambiental que rodea a este espacio han contribuido al logro de este importante galardón. Comarcas como Las Villuercas, o destinos turísticos como Guadalupe, a poco menos de una hora de la Costa Dulce, encontrarán en este hito un fuerte aliado de cara al desarrollo de paquetes turísticos. Ni que decir tiene que personas como el amigo Pablo Sánchez, cuyo blog se titula "Costa Orellana", han contribuido de manera anónima a esta distinción tan singular y sobre todo estratégica para los intereses turísticos de una región como Extremadura, en la que el estiaje suele mermar su actividad.

Una vez más Extremadura desde la sencillez y sin grandes campañas, por méritos propios y por el coraje y perseverancia de un pueblo, logra que un éxito para un lugar concreto se convierta en el triunfo de todos.

A ver si en pocos meses también nos dan una buena noticia, concediendo la capitalidad cultural para Cáceres 2016. Espero del mismo modo que el proyecto de la Isla de Valdecañas, fundamental para el futuro de muchos pueblos de la zona, acabe con igual suerte.

Lo que es la vida: primera playa de costa dulce española en la comarca de La Siberia extremeña, donde su nombre siempre le jugó una mala pasada.

2 comentarios :

Drea dijo...

Me encantará ir por allí este veranito!!

Felipe Sánchez dijo...

La verdad es que yo antes iba mucho, y llevo bastantes años sin ir, y eso que está a poco tiempo de casa.
Ahora ya no hay excusa.