Profesores/as y/o padres

|

En ocasiones, quizás por ignorancia o posiblemente por dejadez, la responsabilidad de la educación de los hijos suele dejarse en manos de los/as profesores/as , pensando que ellos/as tienen el deber y la obligación de tan importante tarea. Otras veces en cambio, hay quien se obceca en pensar que esta misión es exclusiva de los padres. En mi opinión, lo ideal es que al menos durante los primeros y más complejos años de vida de nuestros vástagos, este asunto sea compartido y todo esté más o menos coordinado y compartido entre ambas partes.

Mi experiencia en este segundo campo está siendo realmente fructífera, y lejos de buscar ningún interés particular (tipo favoritismo infundado) que pudiera perjudicar a mi hijo a largo plazo, he encontrado en la cooperación o la custodia educacional compartida un elemento de calidad excepcional y una metodología adecuada para formar a una persona plena, que en definitiva es lo que quiero para mi retoño. En esta simbiosis compartida, los padres y profesores no deben pretender ejercer en exclusiva ningún rol, aunque obviamente el espacio físico del aula o del hogar, marcan de manera radical el papel a desempeñar cada cual, al menos durante ciertas horas. Es en un marco global, de formación en valores donde ambos se entremezclan, y donde la coordinación debe ser mayor, porque de lo que se trata es de que no generar conflictos de opinión, argumentaciones contradictorias o elementos de juicio discordantes. En ese camino es donde tiene sentido el diálogo entre los progenitores y los educadores y donde los esfuerzos deben ser mayores si cabe, porque nadie es más que nadie, y todos/as somos necesarios/as.

0 comentarios :