Facilidades para el retorno

Uno de los retos y desafíos más importantes con los que se encuentran los pueblos de Extremadura y en general el medio rural, es sin duda la captación de capital humano. La situación actual de crisis se torna mucho más devastadora si cabe en el medio urbano, pues suelen albergar la mayoría de las grandes empresas y tejidos industriales de sectores que están siendo más fuertemente afectados. Cuando escribí en el Periódico Extremadura hace ya algún tiempo el artículo "Crisis y desarrollo rural" hablaba de los efectos beneficiosos que para el mundo rural generaban este tipo de situaciones, de modo que en ese contexto se podía beneficiar nuestra región y podíamos volver a acoger a muchas personas que en su día se fueron del pueblo a la ciudad. Incluso en los comentarios que algún lector me hacía en aquella ocasión (9 de febrero de 2009) me decía que estaba fantaseando y poco menos que desvariaba un poco.

Pues bien, resulta que ahora la Junta de Extremadura -en mi opinión con conocimiento de causa y un gran acierto- promueve el retorno de emigrantes extremeños mediante la puesta en marcha de un programa de ayudas, con el objetivo de incentivar el retorno de nuestros/as paisanos/as, con cantidades que oscilan entre los 1.000 y los 5.000 euros. Según la reciente publicación de un Decreto el gobierno que preside Fernández Vara apuesta por el impulso de las políticas de retorno, apoyando esta necesaria tarea de incrementar la población, especialmente joven, en una región mayoritariamente rural. Algo habrá evolucionado Extremadura en los últimos 30 años, que pasa de presenciar la emigración de los suyos por falta de oportunidades, a apoyarles para que regresen , para contribuir a construir el futuro de una región con un potencial económico y social espectacular, y quizás recompensarles por ese tiempo de añoranza que no de distanciamiento con la tierra que llevan en sus venas.

Todos/as los que vivimos en un pueblo pequeño sabemos de las necesidades de incrementar la población, para mejorar los servicios prestados a los ciudadanos, para que conformemos cierta masa crítica a la hora de darle viabilidad a proyectos necesarios para poder vivir dignamente y especialmente para renovar el envejecido capital humano. Con acciones como esta o con proyectos de acogida como los que pretendemos impulsar desde algunas instancias, contribuiremos sin duda a esa ardua tarea de incrementar la población rural y mejora la calidad de vida de nuestros pueblos.

1 comentarios :

Samuel RESPONDER dijo...

Me parece una iniciativa estupenda, haber si así conseguimos que nuestros pueblos semi-vacíos se llenen de nuevo de gente y sobre todo jóvenes.

Felicitaciones para el presidente por esta iniciativa.