Preocupación más que justificada

Me pregunto sobre el tipo de sociedad que estamos construyendo para que sucedan hechos como el que estos días ha acaecido en la localidad toledana de Seseña. Una joven, menor de edad, presuntamente asesinada por otra. Algo realmente sorprendente y al menos para un padre de dos hijos menores -como yo- tremendamente preocupante.

Estoy convencido que algo se está haciendo mal, no alcanzo a precisar si en el sistema educativo, en los medios de comunicación o quizás en la familia. La violencia parece ser una fiel compañera de nuestras vidas, que se instala en nuestros hogares y con ella comienza a integrarse plenamente en la escala de valores de nuestros hijos menores. La televisión, los medios, posiblemente Internet, el teléfono móvil y otros canales están perjudicando gravemente a nuestros hijos. Todo comienza a ser terriblemente normal, a formar parte de lo cotidiano, de lo habitual, sin que seamos conscientes de las graves consecuencias que acaban aflorando como en el caso de Seseña y otros muchos que, desgraciadamente forman parte de la crónica negra de una sociedad, creo que "contaminada" de la falta de valores, de la falta de responsabilidad política en determinadas acciones y por supuesto, de algo de pasividad en quienes tenemos la tarea de educar en valores a los hombres y mujeres del futuro.

O actuamos con celeridad ante la evidente marea de violencia en la sociedad actual, o mucho me temo que el futuro que nos espera será duro y complicado.

0 comentarios :