Firmeza ante la recuperación

Pocas veces he tenido la ocasión de escuchar a José Luis Rodríguez Zapatero con la nitidez con la que hoy ha hablado en el seno del Consejo Económico Social de la Junta de Andalucía. Casualmente haciendo zapping, en una mañana de sábado en las que habitualmente no me pongo frente al televisor, he tenido la oportunidad de escuchar íntegramente su intervención sobre las medidas que el gobierno ha puesto en marcha para luchar contra la crisis contenidas en la ley de economía sostenible aprobada ayer en Sevilla por el Consejo de Ministros.

Me ha gustado su valoración del talento de los españoles, de las posibilidades que nuestro país tiene en sectores como el turístico, el agroalimentario o en las nuevas tecnologías, y sobre todo me ha encantado -porque lo comparto plenamente- sus objetivos como país: la protección social y recuperar cuanto antes la creación de empleo.

Aunque esto pueda parecer obvio y evidente, no es fácil hablar de protección social y de sostenibilidad cuando uno se encuentra solo en el camino y cuando las cifras del desempleo no acompañan. El acuerdo político es posible, tal y como se ha demostrado con el plan de austeridad y ahorro en los medicamentos, alcanzado hace pocos días entre todas las regiones. Los/as ciudadanos/as exigimos a los gobiernos ese esfuerzo. Consciente de ello y haciéndose eco de tal circunstancia el gobierno sigue dando pasos firmes para transformar la realidad, y por ello tengo que felicitarles, como ciudadano y como socialista.

1 comentarios :

Pantagruel dijo...

Como ciudadano y como votante socialista no puedo sino abominar de un "regimen" que lleva treinta años patrimonializando la política andaluza con un estilo cercano al despotismo ilustrado. Como ciudadano opino que será beneficioso sin lugar a dudas airear las estancias del poder, permitiendo así que las aguas democráticas vuelvan a su cauce. Desconfío de que sea posible -aunque me gustaría que lo fuera- hacer la regeneración y el cambio desde dentro, por mucho que Zapatero arrime su sardina al ascua y ponga millones en juego para evitar la debacle. Se diría que en Andalucía todo está consumado. Tomad nota en Extremadura. El asunto refinería ha sido -y sigue siendo- una notable piedra de toque de los valores democráticos.