Vuelve el Festivalino


No será seguramente de los más concurridos, ni tampoco tendrá como objetivo colgar el cartel de no hay billetes. Posiblemente no aparezca en los circuitos internacionales de la cultura, ni siquiera tenga detrás a alguna multinacional que a golpe de anuncios, cuñas o merchandising les apoye . El festival más pequeño del mundo, el festivalino pescuezano, ya está en marcha y para ello, un hombre de pueblo, rural, alcalde socialista, al que considero un buen amigo, José Vicente Granado Granado, vuelve a ilusionarnos con la celebración de este evento, humilde y alejado de todo ese contexto con el que empezaba de manera irónica este post, y que encabeza un equipo de personas con varios denominadores en común: el amor a su pueblo, a Extremadura y sin complejos a la hora de abordar proyectos en común que tengan que ver con la cultura tradicional, la música y otros signos de identidad de una realidad complicada, pero para nada conformista, como es la vida en un pueblo pequeño.

Como dice el pequeño anuncio que acompaña a la invitación que nos han cursado sus organizadores en Facebook, El Festivalino, el festival más pequeño del mundo vuelve a casa después de semana santa.

Se desarrolla en Pescueza (Extremadura), del 9 al 11 de abril de 2010, en un lugar maravilloso que he tenido el privilegio de conocer, y concretamente en una dehesa mediterránea excepcionalmente conservada. Según parece este año, de nuevo año habrá sorpresas, con zona de acampada con servicios.

Me encantaría asistir pero me resultará prácticamente imposible. En cualquier caso, que conste que me siento identificado con ese festival, con su filosofía y con sus objetivos. Comparto ilusiones con quienes lo organizan y por ello, les deseo lo mejor.

0 comentarios :