Nuevo impulso a "Guadalupe"

Foto: http://static.panoramio.com

La vieja reivindicación de la adscripción de Guadalupe en una Diócesis extremeña retorna con fuerza a la actualidad de nuestra región. Y lo hace con una declaración institucional del máximo órgano político de nuestra región, la Asamblea de Extremadura, que representa la soberanía del pueblo extremeño y que hoy ha tomado cartas en el asunto con firmeza, posiblemente presionada e impulsada por la creación hace unos meses del colectivo Guadalupex, en cuya Junta Directiva, parece ser que no hay nadie del pueblo, ni siquiera nadie que represente los intereses de los/as vecinos/as de esta localidad cuyo nombre toma la Asociación. Porque algo tendremos que decir también quienes vivimos y nos sentimos guadalupenses, y además formamos parte de la Comunidad Parroquial de esta localidad.

Que conste que no tengo nada en contra de esta Asociación de ámbito regional y que me parecen muy loables sus acciones, pero me llama poderosamente la atención la extrema urgencia -al menos eso se atisba en sus continuas acciones- con que parece se están moviendo y con la que pretenden impulsar un movimiento popular -y ahora político- en favor de la pertenencia de la Virgen de Guadalupe a Extremadura, al menos en el plano eclesiático y pastoral, que es lo que en el fondo se reivindica.

Este asunto no es nuevo, lo hemos oído infinidad de veces, especialmente cuando se acercan las fiestas patronales y la celebración del Día de Extremadura. Como guadalupense es un asunto que no me afecta y que no altera mi modus vivendis diario, ni siquiera me inquieta. Para los vecinos/as de Guadalupe el que la Parroquia esté en Toledo, en Plasencia o en Madrid, en principio nos da un poco igual. Es más, creo que en el plano empresarial incluso se perderían algunas oportunidades en el segmento del turismo religioso, porque lo queramos o no, el peso de Toledo es importante en la Iglesia española, en cuanto a imagen, peregrinaciones, etc.

Otra cuestión bien diferente es vincular esta reivindicación a lazos de identidad e históricos, relacionados con el sentir regionalista a una tierra como Extremadura, en la que el papel del Real Monasterio de Santa María de Guadalupe y la imagen de la Virgen de Guadalupe (100 años de Patronazgo sobre Extremadura) son fundamentales, curiosamente e incluso para extremeños y extremeñas no creyentes. En este sentido, la Puebla de Guadalupe y la imagen de la Morenita, se han convertido en un referente para todos/as los/as extremeños/as, de dentro y fuera de la región, que no alcanzan a entender cómo es posible que un símbolo tan especial para un pueblo, se ubique pastoralmente fuera de sus fronteras.

En mi opinión esta incesante reivindicación, que posiblemente conjugue ambas percepciones, necesita de una respuesta por parte de la jerarquía eclesiástica, a propuesta de la sociedad extremeña, del parlamento regional y de cuántas voces sean necesarias. Pero, también creo que en todo el proceso se debe contar con los/as guadalupeños/as, con su Ayuntamiento y con sus representantes pastorales, en esta caso la Comunidad Franciscana de Guadalupe. Posiblemente con el Consitorio y con los franciscanos se haya hecho ya, pero mucho me temo que no se ha preguntado en ningún momento la opinión de los/as vecinos/as de este pueblo.

Estoy convencido de que si existe la posibilidad se hará, pero mucho me temo que el proceso será largo, duro y tortuoso. Los procedimientos y ámbitos eclesiales funcionan de manera diferente a ciertas lógicas y procedimientos administrativos o políticos. A veces, cuando se plantean determinadas cuestiones se hacen en momentos inoportunos o con fórmulas equivocadas. Desconozco con profundidad los intereses creados o argumentos firmes que impidan este particular, pero el valor de la esperanza es fundamental en la iglesia católica y por ello, espero y deseo que entre todos/as logremos que Guadalupe y otros pueblos de la provincia de Cáceres y de Badajoz, se integren en las diócesis extremeñas, y que se zanje para siempre este debate.

En los próximos días y dependiendo de cuando encuentre un hueco, os convocaré a todos/as en este espacio para que debatamos sobre ello.

5 comentarios :

mastropiero dijo...

Yo lo he comentado en varias ocasiones. A mi no me gusta que la Iglesia se meta en política, y por el mismo motivo no me gusta que la política se meta en cuestiones de la Iglesia. Ahora bien, entiendo que lo que ha hecho hoy el parlamento extremeño no es otra cosa sino hacerse eco de un movimiento ciudadano a nivel regional (un movimiento bastante tímido, por cierto).

A mi la verdad es que me da igual pertenecer a una u otra diócesis, no creo que eso forme parte de un debate identitario de la región, puesto que la virgen creo que está suficientemente reconocida en la región.

Personalmente prefiero seguir perteneciendo a Toledo, aunque solo sea por las excursiones que se organizan desde esa tierra, que no deja de ser dinero para la puebla.

A mi me habría gustado que lo debatido en la cámara esta mañana fuese un plan turístico especial para poner en valor a Guadalupe, porque un ayuntamiento tan pequeño no puede hacer frente a las infraestructuras que necesita un núcleo turístico como es Guadalupe, que el 8 de septiembre y el 12 de octubre llega a multiplicar por 10 su población.

Creo que terminaré conviertiendo este comentario en un post, jejeje.

Un saludo.

Edu

Felipe Sánchez dijo...

Estoy de acuerdo contigo Eduardo.

Que el compromiso sea también para revalorizar la Puebla, los caminos de peregrinación y mejorar las infraestructuras y servicios locales.

Saludos.

Anónimo RESPONDER dijo...

Yo pienso que porque no dejamos a Guadalupe como está, los peregrinos mas fervientes viene de Ciudad real,Castilla la mancha, e Hinojosa del Duque; los que menos vienen de Extremadura concretamente de la provincia de caceres.
Que gana Guadalupe con el cambio, que se nos anule? mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer.
Paco Torres

MARIA VICTORIA dijo...

Buenas noches Felipe, no estoy muy capacitada para opinar sobre este tema, aunque creo que si esta así y ha funcionado a lo largo de los años, pues que se quede como está.
Por otro lado, te dire que esta chula la información contenida en el código bidi que tienes en el inicio, he conseguido leerla. Me gustaaaa estoooooo. Un saludo

MARIVI

Anónimo RESPONDER dijo...

Hola Felipe: Pues al igual que otros comentarios, no creo que la política tenga que mezclarse con temas religiosos y viceversa. Porque una cosa es el mapa político y otra cosa son las diócesis.
Guadalupe es extremeño y su Patrona está en Extremadura; además la Virgen de Guadalupe tiene una proyección internacional que supera el tema de las diócesis. Nuestros vecinos de Castilla la Mancha nos visitan incluso, si me apuro, más que muchas zonas de Extremadura. Más vale haber hablado en la Asamblea de como dotar de infraestructuras adecuadas a este lugar que es corazón de Extremadura y unir lazos con las las comunidades que nos rodean. No sé de donde habrá salido esta asociación que tanto empeño está poniendo en este cambio de diócesis; pero no creo que sean de por aquí, porque sólo los que vivimos en la Puebla somos conscientes de la realidad social que a nivel turístico y religioso se vive aquí.
En fin, creo que a los ciudadanos de Guadalupe no nos han preguntado nada; por cierto, Béjar ¿dejará de pertenecer a la diócesis de Plasencia y pasará a la de Salamanca?, quizás no interesa tanto.
Rocío.S.C.