Albalá pasa la primera criba

|

La "candidatura extremeña" para acoger un cementerio nuclear sigue siendo una firme aspirante al pasar a la semifinal de este curioso -y yo diría bochornoso- concurso para ser elegido como el municipio español potencialmente más contaminado de radioactividad. Albalá sigue teniendo aspiraciones junto a otros ocho municipios.

A pesar de la oposiciòn del gobierno regional y de los pueblos que rodean a este municipio cacereño, la nueva alcaldesa -que sustituye al anterior edil dimitido por su oposición a esta instalación- se sigue jactando de pregonar las bonanzas económicas que generaría este basurero radiactivo, y de la tremenda generación de empleo en su pueblo (seguramente durante los dos o tres años que durasen las obras de construcciòn), sin hablar de los efectos nocivos para la salud de los habitantes y el medio ambiente del entorno.

Espero que muchos de los valores ambientales que existen en esta comarca (Montánchez-Tamuja), la protección de algunos espacios cercanos y la proximidad a zonas de especial protección para aves (ZEPAS), sean motivos suficientes para sacar de la bolsa a este pueblo, embarcado en una absurda cruzada por cabezonería de sus representantes políticos, o quien sabe si por algún que otro interés que se nos escapa. Extremadura ya tiene bastante cuota de energía nuclear y está apostando de manera firme por otras energías.

La independencia y soberanía de un consitorio de ámbito municipal no debe arrastrar a toda una región que, mayoritariamente, no desea en su territorio esta instalación. Porque, que yo sepa estos residuos no llegarán en avión, sino que cruzarán nuestras carreteras y atravesarán nuestros pueblos. Por mucho que se quiera pagar un peaje, no hay dinero que pague los daños irreversibles que en el futuro llegarían a esta tierra y a la buena imagen que ahora existe en sectores como el turismo, el agroalimentario...

Ojalá que este pueblo no pase más cribas, porque si llega a la final mucho me temo que tendremos que unir fuerzas para rechazar de cuajo un proyecto cancerígeno para la salud y el porvenir de Extremadura.

0 comentarios :