Navidad para todos

Echo de menos, nos imagináis cómo las tarjetas de Navidad. Esas líneas manuscritas que solían llegar de alguna de las personas más allegadas (parientes cercanos, amigos/as de la mili, de la univesidad...) y que parecen estar en vías de extinción. El correo electrónico comienza a ser el canal utilizado para este tipo de misivas navideñas, y por supuesto un nuevo modelo de negocio en la red que encuentra en estas fechas su máximo exponente de rentabilidad.

Es posible que me considere un nostálgico o quizás no me resigne a este tipo de metamorfosis en la que parece estar sumergida este tiempo que nos toca vivir. Por eso no abro prácticamente ningún mensaje de esos que me llegan a modo de flash, de powert point o de tarjeta electrónica. Prefiero seguir recibiendo tarjetas de Navidad, de esas de toda la vida y al menos por este año, seguir esperanzado en que de alguna manera esta tradición hermosa no se rompa nunca.

Otro interesante cambio, ya veterano, surge ante el dilema Papá Noel-Reyes Magos, ambos o uno de los dos. En este sentido, cada cual es libre de predicar con el mensaje que más estime oportuno. En mi caso, quienes me conocéis sabéis que soy de los de "Jesús ha nacido" y de Melchor, Gaspar y Baltasar.

Lo más importante es el mensaje de paz y amor que se transmite con estas fiestas, donde se fortalecen valores como la familia o la amistad, y donde cada cual tiene derecho de tener su propia Navidad, la que desea y con la que se siente feliz.

Por todo ello, a todas las personas sin excepción ni condición, les deseo Feliz Navidad.

0 comentarios :