¿Y ahora qué?


Gracias al Gobierno de España y a sus gestiones diplomáticas Aminatou Haidair ha visto cumplidos parte de sus deseos: volver a El Aaiún y sobre todo, haber levantado de nuevo la causa saharaui que estaba en letargo y parecía olvidada de la agenda política de las Naciones Unidas. Yo me pregunto si esta lección de coraje de la activista habrá sido suficiente o quizás estemos ante una acción más a lo largo de estos años de destierro y represión.

Por lo que he podido leer hoy en los medios el recibimiento no ha sido bueno. Lógico sabiendo como se las gasta el monarca marroquí y cuál es el lenguaje que mejor domina. Ahora solo cabe esperar cuáles serán los logros que se han conseguido y sobre todo, es tiempo de poner en práctica la responsabilidad de otorgamiento de un Nobel para la paz, por lo que Barack Obama tiene mucho que hacer y el gobierno de España apoyado por todos los gobiernos autonómicos también, porque no hemos de olvidar la estrecha relación de nuestro país con el origen del conflicto. Aunque fueran otros tiempos y otros los protagonistas, no deberíamos permanecer impasibles.Es más, España debiese -de una vez por todas- liderar este movimiento internacional en favor del reconocimiento de la soberanía saharaui, como lo hacen desde años muchos/as ciudadanos/as españoles/as con acciones de solidaridad y acercamiento como el programa denominado "Vacaciones en Paz", al igual que otros muchos.

¡Mucha suerte para este pueblo hermano y sus gentes!

0 comentarios :