Acoger, una necesidad para crecer

Mañana celebramos en Guadalupe el Primer Encuentro "Da el Salto". Una interesante iniciativa rural cuyo objetivo no es otro que el de incrementar la población y por tanto, mejorar en cierto modo el estado de salud de algunos municipios extremeños y de la comarca de Villuercas-Ibores-Jara, rejuveneciendo en la medida en que sea posible tanto la pirámide de población como el talento, entendiéndose este último como la capacidad de emprendimiento o de desarrollo de una nueva actividad cultural, empresarial o de otra índole.

Desde hace algunos años existe este movimiento migratorio de los denominados ahora "nuevos pobladores" o "neorrurales" que se decantan por cambiar de aires y dejar un medio urbanizado y posiblemente hostil para sus realizaciones , por una mayor tranquilidad y sosiego espiritual y también personal, que casi siempre se vincula al medio rural. Decía yo esta mañana en sendas entrevistas en la radio que el potencial de Extremadura y de nuestra comarca (Villuercas-Ibores-Jara) es sorprendente, pero como en todo seguimos siendo realmente desconocidos, en este ámbito también. De ahí nuestro hincapié en que nos movilicemos para ser receptores de capital humano.

Por tanto, convencidos de que se hace necesario incrementar la población de nuestros pueblos,tras un minucioso análisis de la situación por parte de algunos que otros estudios, nos embarcamos en esta iniciativa de apostar por la acogida y recepción de personas, como una verdadera oportunidad de desarrollo y de progreso. También somos conscientes de algunas de las dificultades con las que se encuentran las personas que deciden "dar el salto" y por ello hemos apostado por un apoyo continuado y un asesoramiento cercano, como fue por ejemplo la creación de un foro de participación ciudadana en esta comarca, exclusivamente conformado por personas que habían llegado y decidieron quedarse. Ahora nuestro reto va un poco más allá y hemos incorporado esta filosofía a nuestro plan de desarrollo rural y sostenible, como una estrategia más de desarrollo socioeconómico y como un claro potencial de progreso.

Creemos y confiamos en que estos planteamientos funcionen. Nos consta que existen otras iniciativas similares en otros lugares y por ello, esperamos poder contribuir al poblamiento de esta tierra, a su desarrollo y a su "transformación", sin descuidar importantes valores como la igualdad, la integración y por supuesto, la generosidad que a veces se hace necesaria para renunciar a algo para conseguir objetivos comunes. Así lo cree también el impulsor de la iniciativa, Pedro Antonio Blanco, que estará presente en todo momento, como alma del encuentro y de las iniciativas que en este ámbito, se desarrollan en Las Villuercas-Ibores-Jara.

El pueblo extremeño sabe muy bien lo que supone dar el salto del campo a la ciudad, el sabor del aislamiento y la soledad o del amargor de la nostalgia . Por todo eso, esta región debe ser generosa e intentar ahora, recibir con los brazos abiertos a aquellas personas que en otro contexto y con otras inquietudes buscan mejor vida.

Esperamos que algunas de las personas que mañana nos visitan puedan regresar y quedarse entre nosotros para siempre, lo que deseamos por el bien del mundo rural y de todo lo que representa, aunque obviamente también respetamos a quien no lo haga.

0 comentarios :