Los peligros de las tarjetas de crédito

|

Soy de los que a base de equivocarse muchas veces aprende. Eso fue lo que me pasó con las tarjetas de crédito, cuando comprobé que son el gancho perfecto para el consumo y para el anti ahorro. Hombre, obviamente con los tiempos que corren resulta complicado ahorrar, pero a pesar de ello estoy convencido que el uso indiscriminado de tarjetas de crédito, y sobre todo esa dependencia que se suele generar cuando se usan, provoca muchas situaciones desagradables y especialmente, una falsa tesorería favorable en nuestras cuentas, al aplazarse los pagos hasta el mes siguiente. No quiero ni hablar de las comisiones que al principio nunca nos cobrán y que luego empiezan a aflorar por todos sitios.

Si ahora se añade un nuevo handicap que supone que los comercios y establecimientos cobrarán a los clientes las comisiones que a ellos les exigen las entidades bancarias, en torno al 1% (tal y como se refleja en la nueva Ley de Servicios de Pagos aprobada en el Congreso) no sé yo si no se impondrá la fórmula que un servidor utiliza desde hace tiempo, y que no es otra que la de gastar aquello que se tiene en el bolsillo y si no se tiene, pues ajo y agua.

Con estas medidas veremos a ver si la crisis que inicialmente era financiera, no acabará siendo crisis psicológica en algunas personas que de manera impulsiva y "sin control" parecen usar con frecuencia este tipo de monedas con banda magnética, bastante peligrosas para el bolsillo.

1 comentarios :

Nieves dijo...

Yo hace tiempo que no utilizo tarjetas ... es más creo que no tengo y si la tengo no la he activado.

Gasto lo que llevo encima y si no ... pues eso aguantarme y en otra ocasión si puedo...

Ahara nos van a cobrar hasta por mirar!!!

Saludos. Nieves.