Subida de impuestos

Tengo que confesar que como ciudadano y contribuyente estoy expectante, por lo que me pueda tocar, por esa subida de impuestos que Zapatero ha anunciado para este Otoño. Junto a la Gripe A y cómo pueda afectar a mi entorno más cercano, este asunto comienza a merodear por mi lista de preocupaciones y especialmente, entra a formar parte de mis dudas, no tanto por el fondo sino en la forma en que se pueda llevar a cabo y como eso puede afectar a mi bolsillo y al del resto de los españoles.


Siempre he pensado y aún lo sigo haciendo que dentro de una formación política siempre existen pluralidad de ideas y que el hecho de discrepar es algo absolutamente normal, como ocurre en cualquier familia o grupo humano. El hecho de que un gobierno de izquierdas apueste por mantener a toda costa el estado de bienestar y las coberturas sociales para sus ciudadanos forma parte de su ruta de viaje ideológica y a una determinada fórmula de entender la igualdad y solidaridad entre ciudadanos/as. A esta fundamentación  de base se unen otras estrechamente relacionadas, que tienen que ver con el sostenimiento del sector público y de determinados "privilegios " o quizás no tanto, a la sociedad sobre la que se ejerce el gobierno.En este sentido, soy cómplice y en cierto modo partidario de que se mantenga firme ese objetivo, máxime en épocas de vacas flacas como la que en estos momentos vive nuestro país.


Otra cuestión, bien diferente, es asumir el riesgo que siempre supone una subida directa de impuestos o la eliminación de algunas de las medidas benefactoras con las que nos habíamos familiarizado y que suponian un claro saneamiento de las economías familiares. En mi opinión existe una confusión general y una desinformación generalizada, que algunos medios afines al PSOE ya, comienzan a vislumbrar y que de alguna manera comienza a hacer mella en la sociedad española. Como a la mayoría de ciudadanos de este país me inquieta el pensar que el hecho de subir el IVA dispare los precios y perdamos poder adquisitivo, me inquieta que se me devuelva menos en la declaración de la renta y que llenar el depósito de mi vehículo me cueste más, sobre todo porque en mi caso como en el de muchas personas se trata de una herramienta de trabajo. Del mismo modo, también me gustaría cobrar mi pensión el día de mañana en función de mis años de cotización y si tuviese que ir al paro cobrar el subsidio que me corresponde y que a día de hoy está garantizado por ley.


Difícil la situación que nos acontece y no menos fácil adoptar la solución que nos complazca a todos. En este sentido, confío -una vez más- que la capacidad de consenso y de unidad nos permita afrontar sin traumas el chaparrón que a buen seguro caracterizada la otoñada política de este país, y que hubiese derivado en inundaciones si Zapatero hubiera aceptado el chantaje que la CEOE de Díaz Ferrán pretendía imponer al gobierno.

4 comentarios :

Anónimo RESPONDER dijo...

Me gusta que haya sociatas que de cuando en cuando arrojen cierto sentido común

malva RESPONDER dijo...

Yo entiendo que el sentido común es propio de individuos y no de ideas políticas.
Saludos

Anónimo RESPONDER dijo...

Pero, ¿Apoyas a Zapatero o no?

Felipe Sánchez dijo...

Anónimo, por supuesto que sí, a él, a su gobierno y a todos los gobiernos socialistas que como el suyo, luchan contra la crisis día a día, y piensan en mantener el estado de bienestar que tanto ha costado fraguar.