Los eternos ganadores

|

Parece ser que el dicho popular de "siempre ha habido ricos y pobres" encuentra en tiempos de crisis su momento óptimo de verosimilitud. Y es que esta clase adinerada y pudiente que siempre he conocido, siempre ha mantenido el tipo ante cualquiera de las turbulencias sociales o políticas que de cuando en cuando la han sacudido con dureza. Es indignante que mientras que millones de españoles están en una situación al borde de la pobreza (los desgraciados) otros campen a sus anchas por las grandes empresas, cobrando sueldos de escándalo y jubilándose con unas pensiones que superan escandalosamente las medias de cualquier español de a pie, que se haya tirado toda la vida currando.

Hoy leía estupefacto en el diario 20minutos como un exdirectivo de uno de los bancos más prestigiosos de nuestro país, se llevaba una pasta por jubilarse a los 55 años. Es intolerable e inconcebible que en pleno siglo XXI, sigan existiendo este tipo de privilegios señoriales y que los ricos, a pesar del temporal de la crisis, sigan saliéndose con la suya, que no es otra que joder al pobre para ser cada día más rico. Ahora, habría que pedirle explicaciones a esa entidad bancaria si parte de esa indemnización no se ha cubierto con el capital que el estado inyectó a los bancos al comienzo de la crisis.

Si a esta noticia le añadimos otras publicadas hoy en los medios que hablan de que a pesar de las amenazas y del desplante de Diáz Ferrán al gobierno y sindicatos, los ricos van a salir de rositas -o al menos no en la dimensión en que merecerían ser penalizados- en esta primer fase de la reforma fiscal, no es de extrañar que haya quien denuncie este hecho y quien lo maldiga.

Que conste que estoy de acuerdo con la subida de impuestos, pero no de cualquier manera y sin tener en cuenta la modulación social que requiere cualquier medida de este tipo, especialmente su viene de un partido de izquierdas y progresista. No puede ser que se toquen, única y exclusivamente los impuestos que más nos incumben a las clases medias-bajas. De ahí que mi ignorancia o quizá mi rebeldía me impidan entender algunas afirmaciones de expertos en economía (Esos que no aciertan nunca) que dicen que no se deben gravar más las rentas más altas.

Bien sabía Solbes el chaparrón que iba a llegar y por eso quizá prefirió dejar la bancada en el Congreso y seguir su camino por otro lado, para no sufrir en exceso a su edad.


0 comentarios :