Una tragedia en toda regla

|

Hoy he tenido la oportunidad de volver a ver a mi pequeño bebé en el seno materno y disfrutar -una vez más- de esa opción que la tecnología nos brinda para poder contemplar sus movimientos y su posición en el vientre maternal. Os podéis imaginar la alegría y el bienestar que esas imágenes nos han transmitido, en esta ocasión toda la familia al completo (A su madre y a mi se nos ha unido el pequeño de cinco años). Desgraciadamente, a algunos kilómetros de distancia y en una situación dramática un hombre que hace unos días perdía a la madre de su hijo, hoy ha perdido a su pequeño de pocos días, presuntamente por una negligencia médica que le ha impedido tomar su dosis de alimentación de modo adecuado, y que nos ha sorprendido a todos, e incluso nos ha indignado.

Pocas veces un hospital reconoce que ha cometido errores, y en esta ocasión así ha sucedido y así lo ha contado el máximo responsable entre lágrimas. No es para menos, solo de pensar en ello, cualquiera de los que somos padres o vamos a serlo, se nos pone la piel de carne de gallina. Es terrible lo sucedido y es tremendamente impactante la noticia. Me ha llamado la atención que en su web no haya un comunicado al respecto, pero imagino que lo colgarán en las próximas horas. No quiero ser mal pensado pero este tipo de reacciones llama poderosamente la atención, lo cual puede indicarnos que hay algo más gordo detrás y que por lo que quiera que sea no interesa nada más que sancionar y apartar de su puesto a los presuntos/as autores/as directos de la tragedia.

Ahora solo resta esperar que las investigaciones pertinentes esclarezcan lo sucedido y se depuren las responsabilidades necesarias para que esto no suceda nunca más en ningún lugar del planeta. En la red ya se están sucediendo todo tipo de opiniones y debates sobre lo acaecido.


1 comentarios :

Concepcion Mendez Casco dijo...

¡Felicidades a toda la familia!que bonitos esos momentos de ver al bebé Felipe,pero además te piedes lo mejor
cuando sientes dentro de tí como se mueve,no se puede explicar,es uno más de los privilegios de ser mujer.
De tu alegria compartida a la tristeza que sentimos por el bebe de Dalila, he visto por primera vez como un médico llora y reconoce el fallo humano,vamos a esperar a ver que pasa,sobre todo que los errores sirvan para que no se vuelva a repetir.