Robo a mano armada

Dibujo: J.R. Mora

Han pasado ya veintiocho años desde que las imágenes de Tejero en el Congreso de los Diputados y las palabras del rey Juan Carlos en el intento fallido de golpe de estado en España nos sorprendieran, especialmente a quienes en aquella época teníamos trece abriles recién cumplidos y no entendíamos muy bien lo que estaba pasando. Desgraciadamente la historia se repite estos días en Honduras, un país hermano, cuyos ciudadanos están experimentando aquella pesadilla que muchos españoles vivieron, especialmente quienes en aquel entonces nos representaban en la cámara baja y que se "acojonaron" por momentos, llegando incluso a temer por su vida.

Un nuevo golpe militar en el país hondureño engorda la lista de levantamientos militares en Iberoamérica, y vuelve a sembrar el pánico en aquella zona del planeta. El Presidente elegido democráticamente, Manuel Zelaya, ha sido expulsado del país mientras que el golpista, Roberto Micheletti (nombre de mafioso) se ha hecho con el poder, mientras que al menos de momento no haya habido una contundente respuesta por parte de la Comunidad Internacional, más allá de las condenas y repulsas propias ante este tipo de acciones antidemocráticas, y a las que me sumo como no podía ser de otra forma.

Un nuevo polvorín amenaza a esta zona del continente sudamericano, históricamente sujeta a conflictos de diversa índole y cuya vulnerabilidad democrática parece formar parte ya de su historia reciente. Ahora solo resta confiar en que el resto del mundo, especialmente desde los poderes políticos y las organizaciones con competencias para ello intervengan para liberar a este país de un nuevo robo a mano armada y con ello recuperar la estabilidad política que ha sido sustraída de manera ilícita.

0 comentarios :