Algo está cambiando

|


Hoy ETA ha vuelto a hacer de las suyas asesinado a un hombre inocente como todas las víctimas anteriores. Ha sido de nuevo en el País Vasco, donde afortunadamente algo ha cambiado y nos anima al optimismo. Me refiero a la aptitud del gobierno vasco con respecto a este atentado terrorista -el primero de la nueva etapa política- y la nitidez con que el lendakari ha condenado de manera rotunda este nuevo hito negro de la democracia española que siempre intuíamos podía llegar, máxime cuando ya existían amenazas concretas tras la investidura de López. El valor y el coraje del socialista quedan reflejados en esta frase: "Nos han enseñado el camino del dolor y nosotros le enseñaremos el de la cárcel". Sin duda una esperanzadora declaración que rompe la ambiguedad de tiempos anteriores y por añadidura la complicidad que en cierto modo tenían con respecto al gobierno vasco los terroristas y afines a ETA.

A pesar de la pérdida de una nueva vida, del destrozo de una nueva familia y del engorde de las cifras de víctimas del terrorismo en nuestro país, hoy (curiosamente 22 años después de la masacre de Hipercor en Zaragoza) ha sido un día importante para la lucha contra ETA, porque las instituciones democráticas más cercanas al entorno radical y terrorista han roto el silencio histórico que tras una acción como esta se venía practicando en aquellas tierras. El propio parlamento y su presidenta, Arantxa Quiroga, también se han sumado a las condenas y solidaridad con la familia, lo que denota un punto de inflexión deseado, que espero acabe eliminando para siempre a esta banda de criminales.

Me quedo por tanto con este aspecto de esperanza y de optimismo que nos ha deparado este nuevo atentado terrorista.

0 comentarios :