Experiencia provechosa

|

Ayer mi hijo mostraba su sorpresa cuando escuchaba a su padre hablarle a una cámara, delante de la cual estaba otra persona a muchos kilómetros de distancia, cuyo rostro contemplaba atónito.Era mi primera vídeo reunión desde mi casa y mi primera experiencia en esta modalidad de encuentro virtual. A decir verdad fue un éxito en cuanto al contenido, aunque hubo algún pequeño fallo tecnológico, que curiosamente siempre suele aparecer cuando uno no lo espera.

La cuestión es que -tal y como ya dije en alguna ocasión- este tipo de reuniones son una excepcional fórmula para conciliar la vida familiar y laboral, así como para la gestión eficaz del tiempo. En mi caso, ha quedado demostrado.

0 comentarios :