Extremadura business school

Según afirman algunos expertos las crisis económicas también son excelentes oportunidades para ponerse las pilas, volver a la cultura del esfuerzo, del sacrificio y apostar por la competitividad y la innovación en el tejido productivo. Posición de activismo, frente a quienes piensan que el estado debe ser quien intervenga . En este sentido, resultan fundamentales algunos conceptos como el talento, la creatividad y la motivación en las empresas y en las personas. Algo, que en mi opinión, ha sabido captar y canalizar la Universidad de Extremadura, mediante la puesta en marcha, hace ahora un año, de la denominada Extremadura Business School (EBS), que ya es una realidad en nuestra región y en una de cuyas actividades, denominada “Minería Mental”, he tenido la oportunidad de participar y de evaluar.

En mi opinión existen algunas claves para el desarrollo empresarial en Extremadura que le otorgan a la Universidad y a su relación con la sociedad, un papel relevante para la concepción de un escenario de competitividad y de liderazgo en las empresas extremeñas. Me estoy refiriendo a la complicidad y el obligado entendimiento que debe existir entre unos y otros. Esta estrecha relación no debe ser otra que la de trabajar codo con codo para que los objetivos de unos y otros encuentren una mayor convergencia, pues parece lógico pensar que de un modo u otro, la misión –entre otras- de una Universidad es la de formar a futuros empresarios o empleados de estos, para unas determinadas tareas y habilidades, y la de aportar conocimiento e innovación allá donde sea necesario. En este contexto, el potenciar y fomentar entre las empresas y los trabajadores una escuela de negocios como la EBS, made in Extremadura , es una excepcional manera de fortalecerlas. En cualquier momento, pero especialmente en coyunturas complicadas que requieren de un mayor grado de implicación , de talento y de motivación de las personas, que al fin y al cabo son las responsables de los éxitos o de los fracasos.

0 comentarios :