Tras un acuerdo del gusto de todos

La rabieta de José Montilla ha generado la aceleración del proceso de elaboración de un acuerdo sobre la financiación autonómica, que José Luis Rodríguez Zapatero pretende cerrar antes de finales de este 2008, algo poco probable y entiendo poco recomendable tratándose de algo tan serio y donde deben calibrarse de manera eficaz y eficiente muchos intereses dispares y complejos. Aunque Zapatero es hombre de retos y de compromisos llevados a buen puerto, en esta ocasión -y dada la situación especial en la que nos encontramos- no lo va a tener nada fácil y se presume, largo, duro y tortuoso. Porque no olvidemos que está en juego el futuro de muchos ciudadanos y ciudadanas, quien sabe si la victoria de muchos presidentes/as en los futuros comicios autonómicos y la implantación de un nuevo sistema que contente a todos/as, lo cual es sumamente complicado, máxime cuando existe una situación económica de recesión importante, en la que cualquier gobierno de izquierdas que se precie debe velar por los más débiles y por mantener en pie el estado de bienestar y de sostenimiento de importantes pilares como son la educación, la sanidad, etc., y cuyo coste sigue siendo muy alto.




0 comentarios :