Tirón de orejas para Pepe

|

Imagino que toda la polémica suscitada en torno a la colocación de una placa en el Congreso, en memoria de Sor Maravillas, no ha sido porque quien preside el Congreso de los Diputados, militante socialista y con muchas mayorías absolutas en su haber como político, sea católico practicante. Y digo que no me gustaría que así fuese porque una vez más se vuelve a polemizar desde las filas del partido al que pertenezco sobre el hecho de ser creyente o de no serlo. Conozco a muchos socialistas en primera línea que son cristianos y que no por ello, comulgan con algunas de las acciones y estrategias que la Conferencia Episcopal impulsan, aunque entiendo que cada cual es libre de creer o de ser activista de aquello que le venga en gana, siempre y cuando se trate de algo que constitucionalmente esté autorizado y con ello no perjudique los intereses del resto de los ciudadanos.

Quizás las palabras de Pepe Bono sin tener conocimiento de los micrófonos abiertos sobre sus compañeros de partido -cuyo contenido matizó después- no hayan pretendido generar discordia, sino como el mismo comenta se trate de una expresión coloquial que se usa sin ningún trasfondo. Bien creo yo que han sido formuladas desde una percepción real y consciente sobre ciertos movimientos laicistas dentro de las filas del PSOE, con los que no estoy en absoluto de acuerdo y que parecen gozar de un componente de radicalismo nada bueno para la pluralidad y la diversidad de ideas en un partido de progreso como creo que es el socialista, donde hemos de esforzarnos por integrar opiniones y visiones, políticas y sociales. Bien creo que se cometen errores muchísimos más graves, políticamente incorrectos y con un claro perjuicio para los ciudadanos y no se le da la importancia que a esta pequeña anécdota, ni siquiera se le obliga a rectificar a ningún alto cargo o político distinguido como es José Bono.

Lo que está claro es que Pepe ya no es lo que era y que corren otros tiempos en las filas socialistas, ni mejores ni peores, pero si algo diferentes.

1 comentarios :

Fernando RESPONDER dijo...

Amigo Felipe. Las cosas son como son. Y hay que procurar no enfadarse. Quien profesa una religión se siente dolido cuando no se respetan creencias tan importantes para uno. O mejor dicho, no se respetan todo lo que a uno le gustaría. Sabes que yo también soy,intento, creyente. Pero si sólo tomara ese parámetro tendría que estar en permanente trifulca con la mayor parte del PSOE. Y hay gente magnífica, a la que admiro, a los que esto de la Fe les causa ciero sarpullido. Ojalá bajara el Espíritu Santo y nos iluminara a todos. Pero mientras tanto, a seguir dando ejemplo.